La mercancía escondida de Argo

La constelación de la gran nave, Argo Navis, solía aparecer sobre el horizonte del Sur del Mediterráneo en la antigüedad.

Argo Navis, de la que se decía que representaba la nave de Jasón y los Argonautas en su viaje en busca del Vellocino de Oro, fue una de las constelaciones incluidas en la lista elaborada por Ptolomeo el siglo II A. de C.

El astrónomo francés Nicolas Louis de Lacaille partió esta constelación gigante en tres partes en 1752, y esta imagen muestra Carina, la quilla de la nave. Esta imagen, obtenida con el telescopio espacial japonés Akari, revela un pasajero oculto: polvo de formación estelar.

Argo

Este polvo es parte del medio interestelar, que también contiene gas. Los nudos brillantes revelan núcleos muy densos, de solo unas pocas decenas de años luz de anchura. Es en estos nidos de polvo donde la gravedad incuba nuevas estrellas, que resultan invisibles a las longitudes de onda ópticas, porque el polvo impide escapar a la luz.

Sin embargo, la baja temperatura del polvo implica que este emite radiación en el infrarrojo lejano, volviéndolo visible a los detectores especiales con que está equipado Akari.

Esta imagen en falso color, que cubre una región de 20×15º, está construida con tres bandas en el infrarrojo lejano: el azul representa 65 micras; el verde, 90 micras; y el rojo, 140 micras. La imagen forma parte de un barrido de todo el cielo hecho público recientemente por Akari.

Este es el primer barrido de todo el cielo en el infrarrojo lejano desde el satélite IRAS (siglas en inglés de Satélite Astronómico Infrarrojo), lanzado por Estados Unidos, el Reino Unido y los Países Bajos en 1983. En 1993 se publicaron los últimos datos de imágenes de IRAS, que los astrónomos los han estado usando desde entonces.

El barrido de todo el cielo de Akari es a mayor resolución, y comprende longitudes de onda más largas, que el de IRAS.

Akari observó más del 99% del cielo durante un periodo de 16 meses. Las imágenes de todo el cielo tienen una resolución de entre 1 y 1,5 minutos de arco (0.017º-0.025º), en cuatro longitudes de onda: 65, 90, 140 y 160 micras.

Akari fue la segunda misión de astronomía infrarroja para el Instituto de Ciencias del Espacio y Astronáutica de JAXA, la Agencia Japonesa de exploración Aeroespacial, esta vez con participación de la ESA.


Fuente: ESA
Website: esa.int


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *