¿Cómo se ve una galaxia mientras devora a otra más pequeña?

A los fenómenos estelares les suele restar espectacularidad la cantidad tan inmensa de tiempo que suelen tardar en desarrollarse. La fusión entre dos galaxias puede llevar cientos de millones de años y nosotros sólo podemos ver un fotograma de ese choque colosal. Sin embargo, teniendo consciencia de lo que supone una galaxia y de sus dimensiones y velocidades, esta foto del telescopio Hubble resulta sobrecogedora.

Galaxia NGC7714

El Telescopio Espacial NASA/ESA Hubble ha capturado esta impresionante vista de NGC 7714. Esta galaxia espiral se ha acercado demasiado a su vecina, y la dramática interacción entre las dos galaxias ha deformado sus brazos espirales, arrastrando corrientes de materia hacia el espacio y desencadenando brillantes brotes de formación estelar.

NGC 7714 es una galaxia espiral situada a 100 millones de años luz de la Tierra – una vecina relativamente cercana en términos cósmicos.

Esta galaxia ha sufrido una serie de procesos dramáticos y violentos en su pasado más reciente. Las pruebas de esta brutalidad las podemos encontrar en la extraña forma de los brazos de NGC 7714 y en la neblina dorada que se extiende desde su centro galáctico.

Pero, ¿qué provocó estas deformaciones?. La culpable es una pequeña galaxia conocida como NGC 7715, situada fuera del encuadre de esta fotografía – aunque visible en la imagen de gran angular del DSS. Estas dos galaxias (conocidas conjuntamente como Arp 284) se acercaron demasiado hace unos 100 o 200 millones de años, y empezaron a deformarse mutuamente.

Como consecuencia, se han formado un anillo y dos largas colas de estrellas que surgen de NGC 7714, tendiendo un puente entre las dos galaxias. Este puente actúa como un conducto, canalizando material de NGC 7715 hacia su compañera de mayor tamaño, y alimentando sus brotes de formación estelar. Se están formando nuevas estrellas por toda la galaxia, aunque la mayor actividad se concentra en el brillante centro galáctico.

Los astrónomos han clasificado a NGC 7714 como una típica galaxia con brote estelar de Wolf-Rayet, debido a las estrellas que alberga. Una buena parte de sus estrellas son del tipo Wolf-Rayet – astros extremadamente calientes y brillantes que nacen con una masa docenas de veces superior a la de nuestro Sol, pero que pierden rápidamente a través de fuertes vientos estelares.

Esta imagen del Hubble es una composición de los datos recogidos a diferentes longitudes de onda para desvelar la correlación entre las nubes de gas y las estrellas de la galaxia. Esta nueva imagen pone de manifiesto la compleja estructura de NGC 7714, pero también muestra un gran número de objetos en segundo plano. Estas galaxias más lejanas aparecen como débiles manchas de luz, y en algunas de ellas se puede reconocer una forma espiral.


Fuente: Agencia Espacial Europea (http://www.esa.int/esl/ESA_in_your_country/Spain/) 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *