El aprendizaje activo mejora la capacidad de aprender también en ancianos

Los ancianos que se esfuerzan en adquirir alguna habilidad que requiere esfuerzo mental mejoran su capacidad general de aprender, de acuerdo a una investigación dirigida por el profesor de psicología Lodi-Smith. A lo largo de un experimento de dos años asignaron a un total de 221 ancianos de entre 60 y 90 años una actividad durante seis meses y quince horas a la semana que requería esfuerzo mental y adquisición de conocimientos a largo plazo, ni más ni menos que aprender informática para poder editar sus propias fotos con Photoshop.

Otros participantes fueron retados a actividades que les resultaban más familiares, como completar crucigramas, ver documentales y escuchar música clásica. Para descartar la influencia de la interacción social, otro grupo fue asignado a tareas fuera del laboratorio, como paseos por los alrededores y diversión.

Grandma with camera
“En tres meses, nos encontramos con que el grupo que se había comprometido a aprender sobre fotografía digital había aumentado su capacidad de memorizar, explica Lodi-Smith. Los participantes no sabían nada de informática antes de empezar y tuvieron que memorizar un montón de pasos con el ordenador antes de enfrentarse al Photoshop y editar sus fotos. La clave, añada Lodi-Smith, es que el grupo estaba realmente compormetido en el aprendizaje y se lo tomaron como un reto.

Antes de iniciar las pruebas con cada grupo se realizaron a todos los participantes distintos tests para determinar algunas capacidades básicas como la de memorizar, la de resolver series y otras habilidades mentales.
Los resultados fueron muy favorables al grupo que se había sometido a la tarea más difícil.

“Por eso, cuando vemos en los medios que aconsejan a las personas mayores que hagan algunas actividades como resolver crucigramas o sudokus, tenemos que entender que aunque ayudan al mantenimiento de las funciones cerebrales, no son tan beneficiosas como aprender algo nuevo que realmente cuesta trabajo”, dice el profesor Lodi-Smith. “Para obtener beneficios reales, tienes que querer algo vivamente y trabajar duro para conseguirlo”.

Del mismo modo que la actividad puede determinar la capacidad de aprendizaje el profesor Lodi-Smith piensa centrar sus próximos trabajos en otros aspectos y funciones psicológicas de los ancianos. Por ahora, está evaluando cómo determinar la evolución de la propia identidad conforme avanza la vejez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *