¿Por qué algunas personas padecen acné y otras no?

La bacteria que causa el acné viven en la piel de todos y cada uno de nosotros aunque un 20% de la población apenas desarrolla una espinilla a lo largo de su vida. ¿Cuál es el secreto?

En un estudio que emocionará a muchos adolescentes alrededor del mundo, la UCLA (Universidad de California-Los Ángeles) han descubierto que entre las bacterias del acné existen malas cepas, asociadas a las espinillas, y cepas buenas que pueden proteger la piel.

“Hemos aprendido que no todas las bacterias del acné provocan espinillas. Esperamos aplicar nuestros descubrimientos al desarroolo de nuevas estarategias que frenen los granos antes de que aparezcan, permitendo a los dermatóloos personalizar los tratamientos para ajustarlos al cóctel de bacterias de la piel de cada paciente”.

Acné

Los científicos pusieron toda su atención en un pequeño microbio con un gran nombre, el Propionibacterium acnes, bacteria que existe en en los depósitos de grasa de los poros de todas las personas. Cuando la bacteria dispara el sistema inmune, se producen las erupciones, los granos asociados con el acné.

Los investigadores tomaron muestras de P. acnes de la cara de 49 adolescentes llenos de espinillas y de 52 que no las habían desarrollado. Después se extrajo el ADN de las cepas bacterianas y se comprobó si cada una de ellas pertenecía a una persona que había padecido acné y cuándo lo había padecido. Analizando las muestras obtenidas de casi setenta cepas de bacterias, descubrieron que dos tipos de ellas estaban en más del veinte por ciento de las personas que habían padecido frecuentes crisis acneicas pero lo más interesante estaba por llegar.

Existe una tercera cepa de P. acnes que es muy común en la gente con la piel sana pero raramente aparece en las personas con granos. Esto hace sospechar que ese tipo de cepa contiene algún mecanismo que impide al sistema inmune reconocer a las bacterias como agresoras y desatar el mecanismo de respuesta, las espinillas, posiblemente destruyendo a las cepas bacterianas que sí tienen “intención de atacar” la piel.

La idea de fondo es que se trata de algo parecido al yogur, en el que las mismas bacterias que provocan la solidificación de la leche ayudan a proteger al cuerpo de otras infecciones.

Ahora se trata de desarrollar una crema basada en un medicamento que elimine las malas cepas de la bacteria y permita sobrevivir a las buenas, de modo que se pueda fabricar alguna clase de crema que una vez aplicada prevenga la aparición de las espinillas aunque, como explica esta clínica de tratamiento del acné en Valencia, ya hay tratamientos que permiten curarlo e incluso evitar su aparición mediante técnicas de higiene y medicamentos antibacterianos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *