Comprendiendo el mecanismo molecular que regula las adicciones en las personas

Un nuevo estudio abre la puerta a un nuevo punto de vista para comprender los mecanismos moleculares que subyacen bajo las adicciones de las personas.

Neuronas

El trabajo, publicado el mes pasado en la revista “Molecular Psychiatry” por el equipo liderado por el doctor Salah El Mestikawy, investigador del Instituto Universitario Douglas, de salud mental, profesor de la Universidad McGill y jefe de investigación del Instituto de biología París-Sena de la capital francesa, incorpora novedosos aspectos en la explicación de por qué los humanos podemos caer en adicciones desde el punto de vista de la química molecular.

Los adictos al juego pueden llegar a dar las más pintorescas explicaciones de su adicción. Según cuenta el escritor especializado en juegos de azar Richard Luck en uno de sus posts en Right Casino un cliente demandó a un casino porque el personal de la sala de juegos no le ayudó a refrenarse mientras Satán pulsaba los botones usando su cuerpo.

La investigación, explicada en pocas palabras

Para comunicarse entre ellas, las células del cerebro, las neuronas, usan unas sustancias químicas conocidas como neurotransmisores. Entre los neurotransmisores más conocidos están la dopamina, la serotonina, la acetilcolina y el glutamato. Hasta ahora, se creía que una neurona usaba sólo un tipo de neurotansmisor pero recientemente, el quipo del investigador Salah El Mestikawy descubrió que algunos subgrupos de neuronas son capaces de usar dos de estas sustancias tansmisoras, lo que equivaldía, mutatis mutandi, a decir que ciertos grupos de neuronas se diferencian de la mayoría de ellas porque son bilingües.

La mayoría de las nuronas del cerebro son monoligües y pueden dar como respuesta un sí, un no o un tal vez. El Mestikawy y sus colegas encontraron que, para regular nuestros comportamientos asociados a las recompensas, un pequeño grupo de neuronas de la parte del cerebro que rige sobre esas recomepensas son capaces de responder a la vez sí y no usando un neurotransmisor distinto para cada respuesta. Esas neuronas bilingües son conocidas como neuronas colinérgicas mientras que el centro de las recompensas es conocido como núcleo accumbens.

El núcleo accumbens (nucleus accumbens septi), que significa «núcleo que yace sobre el septum», es un grupo de neuronas del encéfalo, ubicadas donde el núcleo caudado y la porción anterior del putamen confluyen lateralmente con respecto al septum pellucidum.
A este núcleo se atribuye una función importante en el placer incluyendo la risa y la recompensa, así como el miedo, la agresión, la adicción y el efecto placebo por lo que se encuentra implicado en el circuito de premio-recompensa.

En éste nuevo trabajo, los investigadoes descubrieron que cuando privaban de uno de los neurotransmisores a las neuronas colinérgicas del centro de recompensas o lo que es lo mismo, eliminaban el idioma “no”, los ratones mostraban una predilección mucho mayor por la cocaína. Así se explica el mecanismo molecular subyacente bajo el comportamiento y las recompensas a la vez que se encuentra una diana perfecta para intentar un tratamiento de la adicción.

Finalmente y tal vez todavía más importante, los investigadores descubrieron que las personas con una mutación en un gen clave para la existencia de esa cotransmisión (el bilingüismo de las neuronas al que hacíamos referencia arriba), son 10 veces más vulnerables a variadas e intensas formas de adicción, independientemente de que haya otros factores personales o sociales que inciten a participar en juegos de azar, como la tradicional locura colectiva que sufre los españoles con la Lotería de Navidad.

Según el profesor El Mestikawy “estos descubrimientos nos están llevando a inmensos progresos en el esdio de las adicciones. Estamos empezando a descifrar y comprender la compleja regulación molecular de algunos comportamientos básicos”

D Y Sakae, F Marti, S Lecca, F Vorspan, E Martín-García, L J Morel, A Henrion, J Gutiérrez-Cuesta, A Besnard, N Heck, E Herzog, S Bolte, V F Prado, M A M Prado, F Bellivier, C B Eap, S Crettol, P Vanhoutte, J Caboche, A Gratton, L Moquin, B Giros, R Maldonado, S Daumas, M Mameli, S Jamain, S El Mestikawy. The absence of VGLUT3 predisposes to cocaine abuse by increasing dopamine and glutamate signaling in the nucleus accumbens. Molecular Psychiatry, 2015; DOI: 10.1038/mp.2015.104

2 Comments

  1. pamela

    muy buen artículo, dentro de la complejidad de entender, bastante sencillo para valorar nuestra capacidad de comportamiento ante una adicción. sobre todo la cocaina.

    • redaccion

      Gracias por tu comentario, Pamela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *