Las pérdidas masivas de peso han provocado un aumento de la cirugía plástica

La Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos (American Society of Plastic Surgeons ASPS) publicó el pasado mes de junio de 2015 un estudio que revela que las cirugías de pérdida de peso están teniendo un efecto dominó en las cirugías plásticas. Los procedimientos que se podría relacionar directamente con la pérdida súbita de peso, como la reducción de “michelines vacíos” o la reducción de pecho, crecieron en 2014 a un ritmo mayor que en los últimos tiempos pero que está en relación directa con el aumento de cirugías de pérdida de peso practicadas en 2013.

El presidente de la ASPS, Scot Glasberg, ha declarado que creen que “la correlación entre ambos tipos de cirugías es directa y evidente y esperan que la tendencia se mantenga. Los pacientes que acuden a mi consulta tras una cirugía de pérdida masiva de peso son el grupo que más aumenta y estoy seguro que ocurre lo mismo en muchas consultas de mis colegas a lo largo de todo el país”.

En 2013, 179.000 estadounidenses se sometieron a cirugías de pérdida de peso (unas 500 operaciones diarias). Según la Sociedad Americana de Cirugía Metabóloca y Bariátrica, es el número más alto desde el inicio de la crisis financiera. El ajuste de la piel de las piernas y de los brazos ha subido un 9%, el mayor aumento de los últimos años. Las operaciones en la zona de la barriga han subido un cuatro por ciento y en los pechos, un diez por ciento. Todos los aumentos son los mayores registrados desde que la ASPS lleva un registro preciso de las intervenciones practicadas a pacientes con pérdida masiva de peso.

Abdominoplastia

Quienes experimentan una pérdida masiva de peso suelen tener mucha piel innecesaria, especialmente en las ingles, bajo los brazos, en el abdomen y en los pechos. A veces es sólo un problema estético que se soluciona con el paso de los años pero en otros conllevan incluso problemas higiénicos relacionados con la sudoración y hasta dolor por el peso soportado. En todos los casos es un problema funcional puesto que esa piel sobrante dificulta algunas de las tareas de las personas que han perdido peso, sobre todo si pretenden mantenerla mediante la realización de ejercicio.

Hay que tener en cuenta que estas cirugías de reduccion de pesos se suelen aplicar sobre personas con obesidad mórbida y las reducciones de las que estamos hablando están por encima de los cincuenta kilos. Esto explica por qué en 2.014 casi 45.000 pacientes que se sometieron a cirugías de reducción de peso también recurrieron ala cirugía plástica para reajustar la forma de su cuerpo. En España, el cirujano José Mallent es uno de los mayores expertos en este campo.

El Dr. Glasberg señala que, pese a todo, aunque esos números significan un notable aumento de las personas que recurren a la cirugía estética, son sólo una fracción de los que podrían beneficiarse de ellas porque los pacientes tienden a pensar que la cirugía de pérdida de peso es el paso final, mientras que con la intervención de los cirujanos plásticos desde las primeras fases del proceso, no sólo se amplían los efectos de la intervención sino que se puede establecer un plan más amplio para el cambio tan grande que suele implicar para estas personas y para prolongar los efectos de su tratamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *