Puede que la cura del SIDA esté en los genes

Aunque no hay que dejar de recordar que en los países pobres el SIDA mata, hay que reconocer que se están dando muchos pasos para conseguir vencer a esta enfermedad. Desde su aparición en los años ochenta, se han intentado numerosas estrategias pero parece que, al final, la clave va a estar en los genes y, en concreto, en los de algunas personas que son espontáneamente resistentes al virus. Determinar por qué personas con conductas de alto riesgo (drogadictos, homosexuales, etc.) no se infectan, va a resultar clave a largo plazo para encontrar un método de frenar la expansión del virus en el cuerpo humano.

Unidad de Inmunogenética de la Universidad de Jaén

Un equipo de científicos de la Universidad de Jaén, en colaboración con las universidades de Lleida y Milán, ha detectado dos variantes de genes que protegen contra la infección por VIH, es decir, el virus de la inmunodeficiencia humana, causante del sida. Los expertos han descubierto la resistencia innata que poseen ciertas personas muy expuestas al virus, que no desarrollan la enfermedad debido ese grupo de genes que lo inactivan. La identificación de estas secuencias genéticas servirá, según los expertos, como diana terapéutica, es decir, para el ensayo de nuevos tratamientos.

En el estudio, ‘Association of complement receptor 2 polymorphisms with innate resistance to HIV-1 infection’publicado en la revista Genes and Immunity, los expertos han detectado que las variantes genéticas C4BPA y CR2 protegen contra la infección por VIH. Para llegar a estas conclusiones, los investigadores han analizado el genoma de individuos expuestos a prácticas de riesgo durante años, en concreto, heroinómanos, que no se han infectado a pesar de tener conductas de alto riesgo.

Los investigadores intentaban responder a la pregunta de qué protegía a estas personas de la enfermedad a pesar de exponerse durante años a prácticas de riesgo. Para ello, analizaron su genoma centrándose en un grupo de genes que consideraban relacionados a priori con el efecto protector. “Había datos que sugerían que contaban con una ruta genética de inmunidad innata, es decir, una batería de genes (denominados reguladores y receptores del complemento) que inactivaba el VIH”, precisa a la Fundación Descubre el responsable del proyecto Antonio Caruz, de la Unidad de Inmunogenética de la Universidad de Jaén.

El investigador explica que, aunque esa batería de genes es común a todos los genomas, hay personas que tienen una variante que funciona de forma distinta. “Eso es un polimorfismo, es decir, variantes de un mismo gen que determina aspectos como que los grupos sanguíneos o el color de los ojos difiera de un individuo a otro”, explica.

La novedad del estudio radica en la detección de ambas variantes de genes, que los investigadores han extraído del análisis del genoma de una muestra de 450 pacientes expuestos a VIH por vía sanguínea. “Hemos contado con uno de los mayores grupos de individuos expuestos no infectados del mundo gracias a la colaboración de losHospitales de Valme (Sevilla) y Reina Sofía (Córdoba)”, matiza Caruz.

Además, los investigadores han trasladado sus resultados obtenidos en Andalucía a Italia, donde en colaboración con la Universidad de Milán, han contrastado que una de las secuencias de genes con efecto protector, el CR2, también está presente en otro grupo de mujeres de riesgo: parejas de infectados por VIH que no presentan la enfermedad. “En este caso se exponen al virus por vía sexual y tampoco se infectan. Con lo que hemos comprobado que una de las mutaciones del gen protege también por este medio de transmisión”, especifica.

Efectividad de las vacunas

Los investigadores explican las posibles implicaciones terapéuticas del descubrimiento de estas áreas del genoma con efecto protector. “Estos genes participan en la captura de virus recubiertos de anticuerpos. Lo que puede sugerir su implicación en la respuestas a las vacunas de cada paciente, es decir, que funcionen o no dependiendo del genotipo de la persona”, adelanta.

De esta forma, los expertos destacan que estos elementos del genoma podrían considerarse un factor para agrupar a los pacientes en función de sus características genéticas de cara a mejorar la efectividad futura de los tratamientos.

Referencia

  • Herrero, LM Real, A. Rivero-Juárez, JA. Pineda, Á. Camacho, J. Macías, M. Laplana, P. Konieczny, FJ Márquez, JC Souto, JM Soria, I. Saulle, S. Lo Caputo, M. Biasin, A. Rivero, J. Fibla, A. Caruz. ‘Association of complement receptor 2 polymorphisms with innate resistance to HIV-1 infection’. Genes and Immunity. doi:10.1038/gene.2014.71


Fuente: Fundación Descubre (https://fundaciondescubre.es/blog/)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *