¿Cómo se metieron los gatos en nuestras casas? La culpa es de Egipto

Restos de ADN encontrados en excavaciones arqueológicas muetran que los orígenes del gato doméstico están en el Antiguo Egipto. Los gatos fueron domesticados hace aproximadamente diez mil años y después se expandieron por Europa y otras partes del mundo a través del comercio. Los anális de ADN también muestran que la mayoria de los gatos domésticos primitivos eran rayados y que los gatos con manchas fueron raros hasta bien entrada la Edad Media.

Hoy en día se conocen cinco subespecies de gato silvestre, Felis silvestris, y los esqueletos de todas ellas son indistinguibles de los gatos domésticos actuales. En consecuencia. es imposible determinar a través de los esqueletos recuperados en excavaciones arqueológicas, cuál de esas subespecies (o cuáles de ellas) fueron domesticadas en tipos lejanos. Un equipo formado por investigadores de la Uiversidad de Leuven y del Real Instituto Belga de Ciencias Naturales se propuso descifrar este enigma a través del código genético. Para ello emplearon ADN recuperado de huesos, dientes piel y pelo de casi doscientos gatos recuperados en excavaciones arqueológicas en el Cerano Oriente, África y Europa. Los restos tenñian entre cien y nueve mil años de antigüedad.

Restos arqueológicos de gatos

Las muestras de ADN han revelado que todos los gatos domesticadso descienden del gato salvaje africano o Felis silvestris lybica,una subespecie frecuente en el norte de África y en Oriente Próximo. Los primeros gatos fueron domesticados hace aproximadamente hace diez mil años y se acercaron a los asentamientos agrícolas humanos que, a su vez, erán, tremendamente atractvos para los roedores. Con el tiempo, la relación se fue estrechando y una selección basada en un comportamiento más tolerante con el ser humano condujo a la domesticación.

La expansión de los gatos tuvo lugar probablemente gracias al comercio, ya que permitía a los barcos mercantes mantener su mercancía protegida de ratas y ratones. Desde Egipto, las rutas comerciales llevaron los gatos por todo el Mediterráneo, el Mar Negro el Medio Oriente. Incluso han aparecido huesos de un gato con una marca egipcia en un poblado vikingo cerca del Mar Báltico.

No está del todo claro, pese a todo, si los gatos que se distribuyeron por el mundo desde Egipto eran propios de la zona o llegaron desde Babilonia, donde se inició todo el proceso de sedentarización agrícola.

Colateralmente, el estudio ha permitido determinar el patrón en la piel de los gatos a partir del ADN de ejemplares momificados. Del mismo modo que los gatos representados en las pinturas murales egipcias eran rayados, los gatos “con manchas” son relativamente recientes y no aparecieron hasta bien avanzada la Edad Media.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *