Informática Archive

Las vídeollamadas con familia y amigos rebajan el estrés de los pacientes pediátricos

Para aumentar la calidad de vida durante las hospitalizaciones prolongadas, la vídeoconferencia segura entre pacientes y sus familias puede suavizar la soledad de los ingresos de larga duración y el Hospital Pediátrico de la Universidad de California-Davis ofrece este servicio entre pacientes y sus familias. Aunque las sensaciones del personal sugerían que el programa Famiuly-Link eleva la calidad de vida a nivel psicológico durante las estancias hospitalarias, los médicos se plantearon si esto no tendría también efectos sobre la evolución física de los enfermos.

Para responder a esa pregunta, un equipo dirigido por el profesor de la UC Davis James Marcin estudió a 367 niños que habían sido ingresados durante más de cuatro días. Encontraron que, de entrada, el acceso al programa de vídollamadas reducía significativamente el nivel de estrés de los niños.

Kid hospital videocall

La popularización de programas como Skype dió lugar a que muchos de los niños ingresados pidiesen algún portátil para poder tener acceso a sus cuentas en esas plataformas y poder así comunicarse con sus amigos como hace habitualmente.

Nikki Yang, primera firmante del estudio, añade que “Tenemos muchos niños que son trasladados a nuestro hospital desde otros centros e incluso desde otros Estados. Al estar demasiado lejos de su familia o de sus amigos, la única opción que tenían para mantener el contacto era la vídeoconferencia”.

De aquí se pasó a un sistema profesional de vídeoconferencia que garantiza la calidad, privacidad y compatibilidad entre los equipos que se suman a la vídeoconferencia.

De este modo, aunque el programa de vídeoconferencia nació simplemente como un servicio para los niños ingresados, los médicos decidieron aclarar si esto tenía a su vez un efecto clínico en los pacientes. Para ello se estudó a 367 niños, de los cuales 232 particparon en los programas de teleconferencias y 135 no lo hicieron. A todos ellos se les aplicó el protocolo de estrés al ingresar y al recibir el alta (Parent-Guardian Stress Survey).

Este protocolo se basa en una serie de encuestas a los ciuidadores de los pacientes por las que se trata de determinar los comportamientos del niño tales como ira, miedo rabia o desorientación. En la encuesta también se incluyó un lote de preguntas sobre el impacto de los sistemas de monitorización en los niveles de estrés de los enfermos y la facilidad de los equipos médicos para comunicarse con ellos sobre los aspectos esenciales de su enfermedad y tratamiento.

El resultado no pudo ser más consistente: el grupo de pacientes inscritos en el programa de vídeoconferencia presentó un 37% menos de indicadores de estrés que el grupo de control y mejoraron los parámetros de comunicación con los equipos médicos y la aceptación de los tratamientos.

Analizan la “viralidad” de Twitter en los procesos electorales

Hay dos planos de conversación con escasos puntos de conexión: el de los políticos y el de los ciudadanos

UC3M/DICYT Desde las elecciones catalanas de 2010, cuando se alcanzó una masa crítica de usuarios españoles en Twitter, esta red social ha jugado un importante papel en la difusión de mensajes en todas las campañas electorales celebradas hasta la fecha en España. En este caso, la investigación desarrollada en la UC3M por la profesora Mª Luz Congosto, del departamento de Ingeniería Telemática, analiza tres aspectos de la conversación política que se desarrolla en esta red social: la estructura de los tuits, su contenido y la propagación de los mismos.

39651_med

“Hemos detectado dos conversaciones: una que se encuadra en el marketing político, que contiene tuits sobre la campaña o menciona a los candidatos por su nombre de usuario; y otra conversación ciudadana, más libre, que menciona a los usuarios por su nombre con un lenguaje más natural y fresco”, explica profesora Mª Luz Congosto.

La investigación ha estudiado la conversación exógena a la organización de los partidos y candidatos al parlamento europeo, junto con la endógena de las fuerzas políticas contendientes. En ambos casos se han analizado los patrones de publicación, los temas tratados, la difusión de estos mensajes y los perfiles de los usuarios que participaron.

Según los resultados del estudio, publicado en la revista REDES, el marketing político utilizó estructuras de mensajes con etiquetas (hashtags) e incluyó menciones a las cuentas en Twitter de los candidatos. En cambio, los ciudadanos participaron comentando noticias en las que aparecían los nombres de los candidatos o dando su opinión durante los debates televisados.

Además de la estructura, también varían los temas: el marketing político se centró preferentemente en la campaña, el sistema electoral y la corrupción; en cambio, los ciudadanos utilizaron más las descalificaciones y fueron más sensibles a las polémicas que surgieron en la campaña. Este fue el caso, por ejemplo, del comentario de Miguel Arias Cañete, candidato del Partido Popular, en su debate con Elena Valenciano, candidata del PSOE (“El debate entre un hombre y una mujer es muy complicado porque si haces un abuso de superioridad intelectual parece que eres un machista que está acorralando a una mujer indefensa”).

Las conversaciones exógenas y endógenas se describen en el artículo como “agua y aceite”. “Lo primero que tendrían que hacer los partidos y los candidatos es escuchar lo que dice la gente, porque creo que es muy instructivo conocer lo que se está diciendo en la red”, opina la autora del estudio. Aunque matiza que los usuarios de Twitter no son una representación total de la sociedad, porque se trata en general de usuarios jóvenes y con cierta preponderancia masculina. “No es una representación real de la población, pero sí te da una medida de un sector de futuro, como son los jóvenes votantes que participan en muchos casos por primera vez en los procesos electorales”, señala la profesora Congosto.

Referencia bibliográfica
Elecciones Europeas 2014: Viralidad de los mensajes en Twitter. M. L. Congosto. 2015 REDES-Revista hispana para el Análisis de redes sociales. ISSN (digital) 1579-0185 ISSN (paper) 2385-4626. DOI: http://dx.doi.org/10.5565/rev/redes.529

Fuente: DICYT
Website: dicyt.com


Las claves de la movilización medioambiental en las redes sociales

Reconocer la oportunidad, definir un mensaje claro y emocionar

UC3M/DICYT Reconocer la oportunidad, definir un mensaje claro y emocionar. Esas son las tres claves de éxito en las campañas medioambientales en redes sociales según una investigación de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M) y del Instituto INGENIO, un centro mixto de la Universidad Politécnica de Valencia y el CSIC, y que ha recibido un premio internacional al mejor artículo sobre emprendimiento.

Nadie tiene la receta exacta del éxito de las campañas virales en los medios sociales, pero sí hay ejemplos de lo que sí funciona. Y tomando como referencia una estrategia de movilización medioambiental en Facebook que ha obtenido gran repercusión, estos investigadores han desarrollado un marco teórico que ayuda a entender algunas de las claves del éxito. En concreto, se han centrado en el trabajo del fotógrafo Chris Jordan y el gestor de medios sociales Manuel Maqueda, que han creado un movimiento social contra la contaminación por plástico con más de dos millones de seguidores y con la que han conseguido que esté cambiando la regulación al respecto en cerca de medio centenar de países. Para ello, utilizan fotos muy impactantes de crías de pájaros envenenados por la ingesta de trozos de plástico, mediante las que simbolizan el efecto del plástico en nuestra sociedad.

39633_med1

Las claves del éxito de esta campaña radica en tres elementos, explica una de las autoras de la investigación, Mª Itziar Castello, del departamento de Economía de la Empresa de la UC3M: “Primero, reconocen la oportunidad: nadie está explicando a la gente lo dañino que es el plástico. Segundo, crean lo que llamamos un ‘equipo narrativo’, un mensaje claro que ayude a enmarcar el problema. Y tercero, ‘alinean emocionalmente’ a sus seguidores mediante fotografías impactantes, creando iconos con los que la gente se identifique y posicionándose como héroes cercanos al problema para ganar legitimidad”.

El artículo, titulado “Cultural Entrepreneurship and the Role of Visuals in Interactive Frame Alignment Processes”, analiza las estrategias de comunicación en Facebook empleadas por estos emprendedores de movimientos sociales. Por ejemplo, Manuel y Chris dicen que no se ha llamado al problema por su nombre, ya que hasta hace poco siempre se citaba como el problema de los detritos marinos y ellos decidieron el nombre de contaminación por plástico. Y también comentaron que la solución no es reciclar, sino rechazar el uso plástico ya que el plástico no es enteramente reciclable y su cremación es muy contaminante. “Manuel y Chris emplean ‘herramientas culturales’ para conseguir sus objetivos, en concreto imágenes con gran capacidad de motivación emocional”, explica la profesora Castelló.

La imagen

“La imagen que analizamos es la fotografía del cadáver de un albatros envenenado por la contaminación por plástico. Los albatros confunden en muchas ocasiones pequeños fragmentos de plástico que flotan en los océanos con comida para alimentar a sus crías. Las crías de albatros no pueden digerir estos fragmentos y más de un 40% de los pequeños albatros literalmente ‘explotan’ por el plástico acumulado en sus estómagos. Esta imagen tan dramática es utilizada por el movimiento social medioambientalista que estudiamos para convencer a los potenciales activistas que visitan su página de Facebook de lo adecuado de sus propuestas”, explica el otro autor del estudio, David Barberá, del instituto de investigación INGENIO.

El estudio ha sido galardonado con el premio al mejor artículo sobre emprendimiento por la Academy of Management, en su división de Teoría de la organización y dirección (OMT, en sus siglas en inglés). Es la primera ocasión en que un artículo de investigación presentado por investigadores españoles obtiene un premio otorgado por la OMT, en este caso por “avanzar la comprensión del emprendimiento mediante la teoría de la organización y el management”. Los investigadores de la UC3M y la UPV han recogido su galardón en la conferencia anual de la Academy of Management celebrada el pasado agosto en Vancouver.

“La principal conclusión que destacaría de esta investigación es que debemos integrar los sentimientos en las teorías de gestión. Los emprendedores culturales utilizan los sentimientos, pero desde las teorías de la gestión siempre los hemos ignorado. Por eso, los investigadores de la gestión han sabido reconocer en este artículo su innovación y nos han dado un premio en el que se considera como el mejor congreso de gestión del mundo”.

Referencia bibliográfica
Castelló I, Barberá-Tomás D. 2015. Cultural Entrepreneurship and the Role of Visuals in Interactive Frame Alignment Process. Academy of Management Annual Meeting. Vancouver, Canada. Winner of the OMT Division Best Paper on Entrepreneurship Award.

Fuente: DICYT
Website: dicyt.com


Los padres creen que el uso de la tecnología en las aulas mejora el futuro de sus hijos

Para el 88% de los padres españoles el éxito económico de un país depende, en gran medida, de la capacidad de los jóvenes para innovar

DICYT La tecnología está presente en todos los ámbitos de nuestra vida, pero es en las aulas donde cobra una especial relevancia porque en ellas se están formando los profesionales de mañana. Tanto es así que el 90% de los padres españoles considera que el uso de la tecnología en los centros educativos mejorará el futuro profesional de sus hijos.

Este y otros datos se desprenden del ‘Estudio europeo sobre educación tecnológica’ realizado por GfK para BQ. En él se analiza la presencia y la relevancia de las nuevas tecnologías en las aulas europeas según la opinión de más de 4.500 padres de alumnos menores de 17 años.

La educación tecnológica determina el éxito económico de los países

Para la mayoría de europeos la formación tecnológica tiene un impacto positivo en la economía de un estado. Entre los más entusiastas se sitúan los países del sur de Europa: según el 88% de los españoles y el 85% de los portugueses e italianos, el éxito económico de un país depende en gran medida de la capacidad de los jóvenes para crear y desarrollar tecnología. Estos porcentajes superan significativamente la media europea, que se sitúa en el 77%.

La mayoría de encuestados opina también que la educación tecnológica mejorará el futuro profesional de sus hijos. A la cabeza de esta creencia se sitúan los padres británicos (92%), seguidos de los del sur de Europa: España (90%), Italia (88%) y Portugal (85%). Los más escépticos, por el contrario, son los franceses (66%) y los centroeuropeos (Alemania con un 77% y Suiza y Austria con un 70%).
En el caso de España, el 85% de los padres piensa, además, que el uso de la tecnología es beneficioso para el niño y su proceso de aprendizaje, más allá de las oportunidades laborales que pueda facilitarle de adulto.

A la hora de valorar si sus hijos están preparados tecnológicamente para la sociedad del futuro, los padres del sur de Europa son los más optimistas, con los italianos (84%) y los españoles (83%) a la cabeza. En el lado contrario se sitúan los británicos, con un porcentaje inferior al 70%.

La presencia de las nuevas tecnologías en el aula

Pero, ¿están preparados los docentes hoy en día para utilizar las nuevas tecnologías en sus clases? Según el estudio de BQ, el 74% de los padres europeos considera que no lo están.
Precisamente, este año comenzará a impartirse en los cursos de 1º ESO y 3º ESO de todos los centros de la Comunidad de Madrid la asignatura Programación y Robótica, cuyo objetivo es formar a los jóvenes en estas competencias y prepararles para los retos profesionales del futuro. Se trata de una iniciativa pionera en Europa en la que han colaborado diversas empresas -BQ entre ellas-, elaborando parte del contenido y de la metodología.

En este sentido, el 87% de los padres españoles opina que las empresas deben involucrarse más activamente en la implementación de las nuevas tecnologías en las aulas, muy por encima de la media europea (72%).

Alberto Valero, Responsable del Proyecto Educativo de BQ, comenta: “El hombre crea sus propias herramientas: es, por definición, artesano. Y los artesanos de hoy y de mañana necesitan herramientas para seguir innovando. La tecnología debe ayudar en el proceso creativo y permitir que nos desarrollemos como personas. Esto tiene un gran impacto sobre el futuro profesional y humano de una sociedad. Por eso, desde BQ apostamos por la educación tecnológica, porque consideramos esencial que las personas dejen de ser simples usuarias de tecnología para que empiecen a entenderla y a crearla.”


Fuente: DICYT
Website: dicyt.com


Robots con razonamientos humanos

Diseñan robots capaces de tomar decisiones autónomas y cooperar o no con un ser humano en una situación determinada

UCM/DICYT Gracias al uso de redes neuronales, científicos de la Universidad Complutense de Madrid han diseñado robots capaces de tomar decisiones autónomas y cooperar o no con un ser humano en una situación determinada. Los agentes humanoides cuentan con mapas cognitivos compactos que les permiten “comprender” entornos con personas en movimiento e interaccionar con ellas.

Robots inteligentes

“Nuestra investigación pretende comprender los mecanismos que el cerebro emplea para entender el mundo e implementarlos en robots, dotándolos de capacidades cognitivas cercanas a las nuestras”, explica Valeri Makarov, investigador del departamento de Matemática Aplicada de la Universidad Complutense de Madrid (UCM).

En un estudio, publicado en Biological Cybernetics, Makarov y sus compañeros de la UCM han desarrollado agentes humanoides con redes neuronales capaces de tomar decisiones de forma autónoma.

Para llegar a este diseño, los científicos se han basado en los mapas cognitivos que nuestro cerebro crea para entender el entorno, y desplazarnos por una habitación vacía, como si tuviéramos un GPS. El problema se presenta cuando ese lugar no es estático sino dinámico, con personas moviéndose.

“Hemos propuesto una teoría según la cual, el cerebro, al percibir una situación dinámica construye una especie de fotografía, extrayendo la información relevante de la dimensión temporal y proyectándola en un mapa especial, compactando el tiempo”, explica Makarov. Esta ruta dinámica la han denominado mapa cognitivo compacto.

En el estudio, los científicos han utilizado las redes neuronales para sintetizar el tiempo y crear los mapas cognitivos compactos. Implementar estas rutas dinámicas en un robot le dotaría de funciones similares a un ser humano, según los autores.

Humanoides capaces de cooperar

El proyecto contempla dos escenarios: uno en el que el robot coopera con el humano y otro, donde lo evita. “El objetivo es que el humanoide se comporte de forma lo más parecida a nosotros y que tenga la capacidad de saber cuándo tiene que cooperar y cuándo no”, resume el investigador.

De esta forma, el robot es capaz de desplazarse por un pasillo, cruzarse con un humano y sortearlo para evitar chocar con él, si aprecia que la persona no cambia su rumbo.

El siguiente paso será que el humanoide sea capaz de “pensar” cómo tiene que interaccionar con el humano, no solo evitarlo para no chocar, sino también darle asistencia, intervenir o perseguirlo, en el caso de que actúe en situaciones de seguridad.

“Esa es la idea central de la cognición biométrica: introducir el conocimiento de la interacción con un humano a la cognición sobre la realidad, para que el robot entienda que la persona puede responder de formas muy complejas a las que tendrá que enfrentarse”, concluye Makarov.

Referencia bibliográfica
José A. Villacorta-Atienza, Carlos Calvo y Valeri A. Makarov. “Prediction-for-CompAction: navigation in social environments using generalized cognitive maps”. Biological Cybernetics, 109(3), 307-320, 2015. DOI: 10.1007/s00422-015-0644-8.

Fuente: DICYT
Website: dicyt.com


La telemedicina genera importantes ahorros de costes en los servicios de emergencias

Investigadores de la Universidad de California Davis han llevado a cabo un exhaustivo estudio para determinar si el servicio de telemedicina sirve para ahorrar costos en la atención pediátrica a servicios de emergencia rurales en comparación con la atención telefónica que hasta ahora se había venido prestando.

“Un anterior trabajo nuestro había demostrado que la telemedicina era buena para los niños, sus familias y los médicos pero no habíamos resuelto el asunto de los costes”, explica James Marcin, residente jefe del servicio de cuidados intensivos pediátricos en la UC Davis. “Ahora sabemos, no sólo que se produce un aumento de la calidad, seguridad y satisfacción en los tratamientos sino que también, se genera un importante ahorro de costes”.

Telemedicina

Un equipo de investigadores trabajó en primer lugar con economistas especializados en temas de salud para determinar los costes reales de una consulta de telemedicina de estas características así como los ahorros potenciales que podrían darse.
Por un lado, los hospitales tienen que invertir en en equipamiento, adecuación de espacios, software y técnicos en tecnologías de la información. Además, los hospitales desde los que se presta el servicio tienen que tener una plantilla de médicos especializados que puedan atender las teleconsultas desde los servicios de emergencias periféricos. Contando todos estos elementos, el coste de una consulta se estableció en 3.641 dólares como promedio. Téngase en cuenta que
– se trata de consultas sobre emergencias hospitalarias, es decir, operaciones y crisis severas, no consultas pediátricas ordinarias
– los costes de los servicios relacionados con la salud en Estados Unidos son los más altos del mundo

Sin embargo, el valor de las consultas superaba notablemente el precio pagado por ellas. El estudio descubrió que, comparado con el sistema tradicional de consultas telefónicas, la telemedicina producía un ahorro considerable. En muchos casos, la interactividad y las posibilidades de ver al paciente y recibir datos y radiografías instantáneamente, permitió evitar traslados innecesarios entre hospitales que, en algunos casos, hubieran requerido un transporte urgente por helicóptero. De hecho, el número de traslados entre hospitales se redujo en un 31% tras la adopción de estas nuevas tecnologías.

Para llegar a estas conclusiones, el equipo revisó cientos de actuaciones entre el Programa de Telemedicina para Cuidados Intensivos Pediátricos de la UC Davis y ocho hospitales comarcales entre 2003 y 2009. Se analizó una cantidad ingente de información y se comparó con la de otros servicios en las que la telemedicina no está implantada y se dedujeron los beneficios del sistema.

En España, la plataforma Doctuo.es es pinoera en la prestación de servicos online relacionados con la salud aunque enfocada a la relación entre médico y paciente. A través de su sitio web se pueden hacer consultas médicas online y obtener respuestas directamente de médicos especialistas o concertar citas con todo tipo de profesionales de la salud.

Los responsables de la investigación están convencidos de que la telemedicina se acabará convirtiendo en una práctica habitual.
Hasta tal punto es importante el ahorro de costes que proporciona que Marcin, el director de la investigación, la comparte con administradores de hospitales, compañías de seguros, profesionales de la salud, funcionarios y todos los que estén interesados en la mejora de los servicios de salud.

Los dispositivos “wearables” no son más fiables que los smartphones para medir la actividad física

Como toda nueva corriente que llega, los dispositivos “wearables” (“hechos para llevar” en inglés) tienen que ser sometidos a una prueba sobre su validez y verdadera utilidad antes de acometer un gasto que en muchos casos es significativo. En el caso de los destinados a la medición de la actividad física, los resultados de una reciente investigación no son especialmente halagüeños.

El estudio, llevado a cabo por investigadores de la Perelman School of Medicine y el Center for Health Incentives and Behavioral Economics de la Universidad de Pensilvania estaba orientado a determinar la certeza de la parte técnica de la hipótesis que estima que los dispositivos electrónicos wearables difícilmente pueden inducir cambios en la conducta y mejoras en la salud de las personas que más lo necesitan centrándose, no ya en dispositivos de uso general como el smartwatch de Apple, sino en dispositivos wearables específicamente diseñados para la medición de la actividad física.

Podómetro

Directamente, aunque los dispositivos wearables han recibido una significativa cobertura de los medios de comunicación por su capacidad para registrar la actividad física de la persona que los porta, la mayoría de las aplicaciones con el mismo fin que se ejecutan en smartphones son igual de exactas y así se recoge en un estudio publicado en JAMA (Journal of American Medical Association).

El estudió probó 10 de los smartphones y dispositivos wearables más vendidos en los Estados Unidos y se los hizo llevar a 14 sujetos a los que hizo recorrer dos tandas de 500 y 1.500 pasos en una cinta de andar y repitiendo después el ejercicio para un total de 56 mediciones. Después de cada tanda se comprobaron las mediciones tomadas por cada smartphone con la correspondiente app instalada y las mediciones tomadas por los dispositivos wearables.

“En este estudio queríamos determinar una de las suposiciones que se hacen a favor de los dispositivos wearables, que son fiables. Después de todo si un dispositivo va a ser efectivo monitorizando -y posiblemente influyendo en- el comportamiento, hay que comprobar que los datos sean fiables” dice Meredith A. Case, directora del estudio y estudiante de la Universidad de Pensilvania. “Los datos resultantes nos dicen que los smartphones con la correspondiente app instalada son tan fiables como los dispositivos wearables para medir la actividad física”.

En el estudio, cada participante ha llevado los siguientes dispositivos durante los ejercicios en la cinta de correr:
– en una banda en la cintura: un podómetro y dos acelerómetros
– en las muñecas: tres dispositivos wearables
– en los bolsillos del pantalón: dos smartphones, uno con tres apps instaladas y otro con sólo una

Al final de cada recorrido, se tomaba nota de los pasos contados por cada dispositivo. Los datos de los smartphones fueron un poco distintos de los pasos realmente dados, con un margen de error entre el -6,7% y el +6,2% poro lo realmente significativo es que los datos recogidos por los dispositivos wearables tuvieron un margen de error mucho más amplio, moviéndose entre el -1,5% y el -22,7%.

Al final de este estudio, el resultado es que, partiendo de que el 65% de los adultos tiene ya un smartphone, resulta mucho más eficiente descargar una simple aplicación en el móvil que, además, en la inmensa mayoría de los casos o es gratuita o cuesta unos pocos euros.

La “vida real” se refleja en la “vida virtual” de las redes sociales

Nuestros comportamientos en las redes sociales no hacen más que reflejar los que realizamos en la vida real. El límite entre lo privado y lo público también cambia “en la calle” según las personas; mientras unas cuentan su vida a todo el mundo, otras son bastante más reservadas con sus asuntos privados.

Son varias las características de las redes sociales que nos podrían hacer pensar que las interacciones en este contexto no pueden ser iguales a las que mantenemos en la vida cotidiana. La cantidad de amigos o seguidores que una persona puede llegar a tener en las redes sociales o la posibilidad de delimitar qué personas podrán leer cada mensaje particular son algunas de las características a las que suele hacerse referencia para mostrar las grandes diferencias entre este espacio y la vida real.

Sin embargo, Jorge Yamamoto, docente del departamento de Psicología de la Pontificia Universidad Católica de Perú (PUCP), afirma que los más recientes estudios sobre el uso de las redes sociales indican que estos espacios solo reflejan dinámicas que también existen en la vida cotidiana. “Particularmente en Facebook vas a tener una suerte de reproducción compleja de ciertos procesos humanos de interacción social básica”, explica.

Jorge Yamamoto

Si bien, a diferencia de lo que sucede generalmente en la vida real, una persona puede tener miles de amigos en una red social, “el contacto frecuente y cotidiano que hace es igual en número al que hace en su vida cotidiana”, detalla. Algo similar sucede con la elección de la audiencia de cada publicación. Las redes sociales, explica, no hacen más que brindar un contexto alternativo para la comunicación. Del mismo modo que las personas modificamos en la vida real el lenguaje que usamos y los temas que abordamos dependiendo del interlocutor, lo hacemos también en Facebook, Twitter, Linkedin o la red que estemos utilizando.

Lo privado en vitrina

No es poco usual que se hagan públicos mensajes que podrían haberse enviado por un servicio de mensajería o, incluso, que aparentemente no están dirigidos a ninguna persona específica. “La intimidad es un proceso parecido a una matrioska, donde hay varias facetas. Y eso tiene que ver con características de personalidad y con características culturales y circunstanciales”, afirma Yamamoto.

Lo que para una persona debería mantenerse en privado, otra no tendrá problema en hacer público. Entonces, así como es posible encontrar declaraciones públicas de amor, de felicidad o de tristeza en las redes sociales, podemos encontrarlas también en distintos contextos de la “vida real”.

Desde que las redes sociales existen, es común que sean utilizadas para dejar mensajes de cumpleaños, saludos o felicitaciones de forma pública; pero una tendencia relativamente reciente llama la atención de muchos. Las redes sociales se han convertido también en un espacio para recordar a personas fallecidas y para dejarles mensajes.

Yamamoto explica que esta es una práctica que también refleja una dinámica social en la vida real. “Es lo mismo que ocurre en el periódico. ¿Qué sentido tiene la existencia de la página de defunciones? Tiene una función social clara de anunciar que alguien ha fallecidos, su velatorio, entierro y misa, pero después de varios años puedes encontrar avisos económicos en la página de defunciones sin ningún tipo de interés objetivo de convocar a gente a la misa o a nada, sino para expresar ‘tu familia, tu esposo, tus amigos te queremos, te recordamos’, y lo estás lanzando no al ciberespacio, sino al espacio público”, finaliza. Todo lo que hacemos en las redes sociales es una reproducción de interacciones que mantenemos en espacios tradicionales.

Computación cuántica, frágil pero sin errores

Los ordenadores también son susceptibles a errores. Pequeñas perturbaciones pueden modificar la información y falsear el resultado del cálculo. Por ello, en los ordenadores se utilizan procedimientos específicos con los cuales continuamente se pueden detectar y corregir errores.

Un futuro ordenador cuántico también necesitará una corrección de errores: “Los fenómenos de la física cuántica son muy frágiles y susceptibles a perturbaciones, y los errores se pueden propagar rápidamente y desestabilizar un ordenador”, dice Thomas Monz, miembro del grupo de investigación de Rainer Blatt en el Instituto de Física Experimental de la Universidad de Innsbruck (Austria).

Junto con Markus Müller y Miguel Ángel Martín-Delgado, del Departamento de Física Teórica I de la Universidad Complutense de Madrid, los físicos de Innsbruck han desarrollado y comprobado en el laboratorio un nuevo método de corrección de errores. Los resultados se han presentado en la revista Science.

El código usado en el experimento fue desarrollado en la Universidad Complutense de Madrid

“Un bit cuántico no sólo es muy complejo y no puede ser copiado, sino que además los errores en el mundo cuántico son más variados y difíciles de combatir que en los ordenadores de hoy en día”, enfatiza Monz. “Para poder detectar y corregir errores en un ordenador cuántico es necesario recurrir a sofisticados códigos cuánticos de corrección de errores”.

El código usado en el experimento actual fue propuesto y desarrollado por el Grupo de Información y Computación Cuántica (GICC) de Martín-Delgado en Madrid. Este código distribuye los bits cuánticos en una red bidimensional en la que éstos pueden interactuar con las partículas vecinas.

En el laboratorio de la Universidad de Innsbruck, los físicos utilizan una trampa de iones en la que atrapan siete átomos de calcio. Éstos, mediante láseres, se enfrían hasta casi alcanzar el punto cero de temperatura, y pueden ser controlados con alta precisión. Los investigadores almacenan los estados cuánticos frágiles del bit cuántico lógico en los estados entrelazados de estas partículas, y es justamente el código cuántico de corrección de errores el que proporciona el programa que lo hace robusto.

“Por la elevada complejidad del estado cuántico, codificar el bit cuántico lógico en estos siete bits cuánticos ha sido un verdadero desafío experimental”, comenta Daniel Nigg del grupo de investigación de Rainer Blatt. Los físicos realizaron la codificación en tres pasos, en cada uno de los cuales aplicaron una secuencia compleja de pulsos de láser para entrelazar grupos de cuatro bits cuánticos vecinos.

 “Con esto se ha conseguido por primera vez utilizar siete átomos de manera controlada para almacenar un único bit cuántico”, cuenta Markus Müller entusiasmado, que en el año 2011 se trasladó de Innsbruck a la Universidad Complutense de Madrid. “Estos átomos, entrelazados de esta forma específica, proporcionan suficiente información para sucesivas correcciones de errores y computaciones cuánticas”.

Computación sin errores

En el siguiente paso, los físicos comprobaron la posibilidad de detectar y corregir los diferentes tipos de errores. “Hemos conseguido demostrar en el experimento que en este sistema cuántico se pueden detectar y corregir de manera independiente, y para cada una de las partículas, todos los posibles tipos de errores”, cuenta Daniel Nigg.

“Para ello, sólo necesitamos información sobre las correlaciones entre las partículas, en vez de medidas de las partículas individuales”, explica Esteban Martínez, colega experimental de Nigg. Los físicos no sólo lograron detectar los errores; por primera vez también consiguieron realizar pasos computacionales básicos, e incluso ejecutar secuencias de cómputo más largas en un bit cuántico codificado de esta forma.

Una vez superado el obstáculo de la laboriosa codificación, sólo se requiren manipulaciones en bits cuánticos individuales para llevar a cabo las operaciones computacionales. “Este código cuántico nos permite por primera vez realizar computaciones cuánticas elementales y al mismo tiempo corregir todo tipo de posibles errores”, explica Thomas Monz, comentando este importante avance hacia el desarrollo de un ordenador cuántico viable y tolerante a errores.

El modelo de los siete átomos puede servir como módulo fundamental para sistemas cuánticos mucho más grandes

La línea desarrollada entre los físicos españoles y austríacos constituye una base prometedora para futuras investigaciones. “El modelo de los siete átomos, empleado para el almacenamiento de un bit cuántico lógico, puede servir como módulo fundamental para sistemas cuánticos mucho más grandes”, dice el físico teórico Müller.

“Cuanto más grande es la red de bits cuánticos, más robusta se hace. Al final de este desarrollo podría estar un ordenador cuántico, capaz de ejecutar computaciones arbitrariamente largas, sin que le afecten errores”. Sin embargo, este experimento no sólo abre nuevas perspectivas para futuros desarrollos tecnológicos.

“También se presentan nuevos desafíos metodológicos, entre ellos por ejemplo la cuestión de cómo caracterizar estos bits cuánticos lógicos tan grandes”, comenta Rainer Blatt, pensando en el futuro. “Juntos ya estamos trabajando en diversas mejoras de los códigos cuánticos empleados, y en su optimización para computaciones cuánticas aun más extensas”, añade Martín-Delgado.

El proyecto ha sido financiado por varias instituciones, entre ellas el Ministerio de Economía y Competitividad de España, el programa “Quantum Information Technologies in Madrid (QUITEMAD)” de la Comunidad de Madrid, el Austrian Science Fund (FWF), la Comisión Europea (PICC), la Industría Tirolesa, y el Gobierno de los EEUU.

Referencia bibliográfica:

Daniel Nigg, Markus Müller, Esteban A. Martinez, Philipp Schindler, Markus Hennrich, Thomas Monz, Miguel Angel Martin-Delgado, Rainer Blatt. “Quantum Computations on a Topologically Encoded Qubit”.  Science, 12 de junio de 2014. DOI: 10.1126/science.1253742.

Nuestro microbioma habla por teléfono

Los smartphones reflejan el mundo microbiano de sus propietarios, por lo que podrían ser usados como sensores bacterianos y del estado de salud de los usuarios, según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Oregón, que se publica hoy en la revista de acceso abierto PeerJ.

Para probar esta conexión biológica entre smartphones y usuarios, los científicos realizaron un experimento en el que secuenciaron los microbios de los dedos pulgar e índice de 17 hombres y mujeres y de las pantallas táctiles de sus teléfonos. Lo que encontraron fue una coincidencia del 82% en las bacterias más comunes entre los usuarios y sus teléfonos.

Las bacterias encontradas fueron las que se hallan de manera ubicua en humanos: Streptococcus, que están normalmente en la boca; y Staphylococcus y Corynebacterium, habituales de la piel.

Curiosamente, dice el estudio, las mujeres resultaron estar más conectadas microbiológicamente con sus teléfonos que los hombres

Los análisis se centraron en la categorización de las comunidades microbianas completas en lugar de identificar patógenos. Los resultados emergieron de secuencias que representaban más de 7.000 diferentes tipos de bacterias encontradas en las 51 muestras tomadas de los dedos y los teléfonos.

“El tamaño de la muestra fue pequeña, pero, aunque los hallazgos eran intuitivos, resultaron muy reveladores”, señala James Meadow, autor principal e investigador postdoctoral de Biología y Medio Ambiente en la universidad estadounidense.

Los autores creen que en el futuro se podrán hacer estudios microbianos a gran escala con estos dispositivos

Vigilancia no invasiva

Según Meadow, “este proyecto ha sido una prueba de concepto para comprobar si las posesiones que más utilizamos tienen un microbioma parecido al nuestro. El objetivo final del experimento es ver la posibilidad de usar los efectos personales para monitorizar de forma no invasiva la salud y nuestro contacto con el medio ambiente”, añade.

Otros usos podrían incluir la tecnología de secuenciación en tiempo real para realizar el seguimiento de los smartphones de los trabajadores sanitarios y de las visitas hospitalarias y evitar que transporten patógenos al interior o exterior de las instalaciones médicas.

Además, destacan los investigadores, los teléfonos están en todas partes y en contacto directo con gran parte del entorno de una persona, por lo que también podrían ser utilizados como herramientas valiosas para el análisis de la exposición a las amenazas biológicas o fuentes inusuales de microbios ambientales que no acaban de integrarse en el microbioma humano.

Los autores creen que en el futuro los smartphones podrán ser usados para estudios microbianos a gran escala. “El siguiente paso será ampliar esta investigación para desarrollar y probar predicciones sobre la propagación de la microbiota entre personas y, sobre todo, en los centros de salud donde las infecciones hospitalarias afectan a uno de cada 20 pacientes.

Referencia bibliográfica:

James F. Meadow, Adam E. Altrichter y Jessica L. Green. “Mobile phones carry the personal microbiome of their owners”. PeerJ. 24 de junio de 2014