Informática Archive

CartoDroid, una aplicación para facilitar la gestión de las explotaciones agrícolas

JCYL/DICYT La Consejería de Agricultura y Ganadería ha desarrollado un innovador producto para dar respuesta a las necesidades de los profesionales del campo tanto de Castilla y León como del resto de España. La aplicación CartoDroid permite la visualización y edición de información geográfica y alfanumérica sin necesidad de conexión de datos en el móvil o tablet.

Este sistema es el resultado del trabajo desarrollado por el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (ITACyL) durante más de diez años en la creación de aplicaciones de navegación e inspección de parcelas agrícolas y registro de tareas de campo en general. Además, responde a la necesidad de una aplicación que pueda ejecutarse en entornos Android, lo que permite su utilización en mayor variedad de dispositivos y a precios más económicos.

En la actualidad es conocida la utilidad de herramientas de navegación y visualización de mapa. Existe gran variedad de aplicaciones de este tipo, pero, a la hora de utilizarlas en el entorno profesional tienen muchas limitaciones sobre todo a la hora de la captura de datos. Por otro lado, el manejo de la cartografía y el tratamiento de información del territorio requieren de unos conocimientos y herramientas especiales que, en muchas ocasiones, no están al alcance de empresas o particulares. CartoDroid resuelve esta situación, llevando al móvil las operaciones más habituales sobre el mapa, eliminando la complicación del uso de herramientas de edición geográfica y dotando al usuario de un catálogo de utilidades básicas para resolver el problema de la toma de datos en campo, directamente en el móvil y sin conexión.

CartoDroid ofrece la posibilidad de personalizar la utilización de la aplicación, permite parametrizar toda la información que se desea almacenar y la forma de visualizarla, es capaz de trabajar con capas vectoriales y raster y de realizar importación o extracción de datos desde distintas fuentes.

Ventajas para los profesionales

El desarrollo que ha llevado a cabo íntegramente el equipo de investigación del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (ITACyL) va a permitir mejorar la competitividad del sector. Para los técnicos agrarios, agricultores y ganaderos esta será una herramienta muy útil para controlar de forma sencilla la gestión de sus explotaciones desde su propio dispositivo móvil. CartoDroid les permitirá asociar a sus parcelas toda la información gráfica, alfanumérica y multimedia que requieran como por ejemplo los abonos aplicados, las zonas no hábiles, la separación de cultivos o para la gestión territorial de las explotaciones ganaderas.

Para entidades como cooperativas, consejos reguladores o asociaciones la aplicación se podrá usar para llevar un exhaustivo control de toda la información gráfica de sus componentes, importar y exportar datos a otros sistemas o comparar datos históricos.

Cartodroid está disponible para ser descargado gratuitamente en la Play Store para dispositivos Android play.google.com/cartodroid.

Nueva aplicación de Mundopsicólogos

Para ponerse en contacto con un psicólogo

Se trata de una App del portal mundopsicologos.com, una web que reúne a más de 8900 psicólogos y psicoterapeutas y los pone en contacto con personas que están interesadas en los servicios que éstos ofrecen.

MundoPsicólogos

Cuentan con artículos relacionados con el sector de la psicología, escritos por profesionales en la materia, así como con una sección de comunidad, en la que todo aquel que visita su web puede participar si así lo desea.

Se trata de una aplicación que va a permitir de forma más ágil la comunicación entre pacientes y clientes. Es mucho más inmediata y acerca a las personas que realmente la pueden necesitar, ya que los datos nos indican que más del 70% de las personas que visitan este tipo de sitios web lo hacen a través del móvil.

  • La nueva App está geolocalizada, lo que permite que los pacientes puedan comunicarse con aquellos psicólogos que se encuentran más cerca de donde ellos están.
  • Cuenta con un chat privado que permite que el usuario pueda comunicarse directamente con el psicólogo, llamarlo o enviarle una solicitud para pedir cita en su consulta.
  • Está respaldada por una comunidad muy activa que en poco tiempo se ha convertido en el mayor foro de psicología en español, por aparece destacada también en la app para que los usuarios puedan preguntar sus dudas o compartir su experiencia.

La app MundoPsicólogos ya está disponible para iOS y Android en las tiendas de aplicaciones

 

Las Leyes de la Robótica

Comentario de Miguel Ángel Quintanilla, catedrático de Lógica y Filosofía de la Ciencia en la Universidad de Salamanca, para Onda Cero Salamanca

DICYT Un robot es una máquina que puede realizar, de forma automática o programable, cierto tipo de tareas que se pueden considerar típicamente humanas. Hay muchas clases de robots. Los más difundidos hasta hace poco eran los robots industriales que vemos en las cadenas de montaje de las fábricas. Y los más populares son los robots con forma humanoide (los androides) que imitan actividades humanas variadas, como el ASIMO de la empresa Honda. Pero también podemos considerar robots a toda una pléyade de maquinas para realizar tareas domésticas, que hoy inundan nuestros hogares: la batidora multifunción programable, el horno inteligente, el frigorífico conectado a la red, los dispositivos domóticos de control de la luz y temperatura de la casa, la aspiradora autónoma, el cortacesped, el limpiafondos de la piscina, la lavadora etc.

Miguel Ángel QuintanillaIsaac Asimov fue un afamado autor de relatos de ciencia ficción, muchos de ellos dedicados a imaginar un mundo poblado de robots. Muchos de esos artefactos que ya están incorporados a nuestra vida cotidiana, fueron imaginados por él hace más de cincuenta años. Y mucho antes de que se extendiera el síndrome de Frankenstin (el miedo a que nuestras creaturas tecnológicas se rebelen contra nosotros, sus creadores), Asimov había formulado ya las tres célebres leyes de la robótica cuya finalidad es impedir que eso suceda. La primera ley establece que ningún robot puede hacer daño o permitir que se haga daño a un ser humano. La segunda ley afirma que un robot siempre debe cumplir las órdenes de un ser humano, salvo si eso va en contra de la primera ley. Y la tercera ley afirma que cualquier robot debe conservar su propia integridad, salvo que eso vaya en contra de la primera o la segunda ley.

Asimov fue un visionario no solo porque fue capaz de imaginar cómo podría evolucionar la tecnología sino también qué había que hacer para evitar que la tecnología, la robótica en este caso, pudiera producir efectos nocivos para la humanidad.

La cuestión es : ¿ahora que la robótica se está instalando definitivamente en nuestra vida cotidiana ¿ qué podemos decir de las leyes de la robótica de Asimov? ¿Se están cumpliendo también?

Bueno, supongo que nadie que diseñe o pretenda vender un robot lo va a hacer advirtiendo que su aparato no va a cumplir las leyes de Asimov. Lo que ocurre es que cumplir con estas leyes no es suficiente para garantizar que los robot no imponen su dominio sobre la humanidad. Por eso se ha acuñado una cuarta ley de la robótica que en realidad se conoce como la Ley Cero: Un robot no debe nunca actuar en perjuicio de la humanidad.

Esta nueva ley tiene una trascendencia mayor de lo que parece. Por ejemplo, implica que no se deberían diseñar ni vender robots que limiten la libertad de los individuos humanos, porque eso va en contra de la humanidad en general, aunque no haga daño a ningún individuo en particular. Y la verdad es que esta Ley Cero se viola continuamente: cada vez que introducimos trampas en la robótica para hacer a los humanos más dependientes de las máquinas en vez de potenciar su dominio sobre ellas, estamos violando la ley cero que dice que un robot no puede perjudicar a la humanidad.


Fuente: DICYT
Website: dicyt.com


Una app alerta en tiempo real de patrones peligrosos de conducción

Una aplicación desarrollada por investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia permite analizar la correlación entre agresividad al volante, consumo y estrés

UPV/DICYT Recibir una alerta en tiempo real ante cualquier patrón de conducción demasiado agresivo; conocer el total de combustible consumido, los niveles de C02 emitidos y el dinero que nos gastamos en un determinado trayecto con nuestro coche; o saber cuáles son las zonas de la ciudad que nos generan más estrés al volante. Estas son algunas de las prestaciones de la nueva versión de Driving Styles, una aplicación desarrollada por investigadores de la Universidad Politécnica de València, que actualmente ya se han descargado más de 5000 conductores.

App para calificar la conducción

Mediante un dispositivo Bluetooth, Driving Styles recopila información obtenida de la Unidad de Control Electrónica del vehículo -velocidad, consumo, revoluciones del motor, aceleración etc., los procesa y la envía al instante al teléfono móvil del usuario. El sistema se conecta al puerto de diagnóstico OBD-II del vehículo – viene de serie en los coches fabricados desde el año 2000- y vía Bluetooth enlaza al smartphone. Además, en esta nueva versión, los investigadores han incorporado también el uso de bandas de frecuencia cardiaca y relojes inteligentes.

Según explican Juan Carlos Cano y Carlos M. Tavares, investigadores del Grupo de Redes de Computadores de la Universidad Politécnica de València, la aplicación obtiene en tiempo real los datos provenientes del vehículo, de la banda que mide su ritmo cardíaco y del reloj inteligente, y los almacena cada segundo en una traza junto con la ubicación actual y el instante en que se ha tomado la muestra.

En paralelo, el smartphone procesa los datos en una red neuronal para analizar el patrón de conducción y genera una clasificación (tranquilo, normal, agresivo) y una calificación porcentual dentro de esa categoría. “Si detecta un patrón de peligrosidad al volante los usuarios reciben una alerta sobre su modo de conducción e incluso una alarma en su móvil o reloj inteligente”, añaden Cano y Tavares.

Una vez se finaliza el trayecto se pueden ver estadísticas del mismo, y enviar la traza al servidor web para su almacenamiento y análisis.

Web Driving Styles

La app Driving Styles se completa con una web en la que se puede ver cada ruta con más detalle, así como ofrecer una visión más global de cada conductor. “El usuario puede consultar toda la información sobre sus trayectos, con datos detallados como gráficas de aceleraciones, velocidades y mapas con las rutas realizadas. Se incluye también un análisis individualizado del comportamiento al volante, consumos, etc.”, apuntan Juan Carlos Cano y Carlos M. Tavares.

Además, la base de datos global de todos los conductores permitirá comparar estilos de conducción entre países, así como detectar las zonas de cada ciudad que generan más estrés a cada conductor.

“Con esta nueva versión hemos querido dar un paso más; nuestro objetivo es contribuir a la seguridad de los conductores y al mismo tiempo, facilitar una conducción más eficiente y económica, aportando al usuario información clave en tiempo real”, concluyen los investigadores del Grupo de Redes de Computadores de la Universitat Politècnica de València.


Fuente: DICYT
Website: dicyt.com


Velocidades de comunicación entre servidores de Internet hasta 20 veces más rápidas

El proyecto europeo Teraboard busca soluciones que permitan responder al crecimiento exponencial del tráfico de datos

UPV/DICYT Ofrecer nuevas soluciones que permitan responder al crecimiento exponencial del tráfico de datos en Internet que se prevé para los próximos años y conseguir velocidades de conexión entre servidores hasta 20 veces más rápidas que las actuales Estos son dos de los objetivos del proyecto europeo Teraboard, entre cuyos socios se encuentra el Centro de Tecnología Nanofotónica de la Universitat Politècnica de València.

Financiado por la Unión Europea a través del programa Horizonte 2020, el proyecto está coordinado por el Consorcio Nacional Interuniversitario (CNIT) para las Telecomunicaciones de Italia.

Tal y como apuntan desde el Centro de Tecnología Nanofotónica, en los próximos cinco años el tráfico de datos crecerá exponencialmente más allá del Zettabyte, o lo que es lo mismo, un billón de GB. “Se habla de un incremento de ancho de banda por un factor de 1.000 para el año 2020, con lo que se hace necesario desarrollar nuevos equipos capaces de responder a este nuevo contexto de las comunicaciones”, apunta Rubén Ortuño, investigador del Centro de Tecnología Nanofotónica de la UPV.

Para alcanzar sus objetivos, los socios del proyecto trabajarán los próximos tres años en el diseño y fabricación de un nuevo dispositivo que permitirá optimizar el rendimiento y funcionamiento de los Data Center o centros de datos, por donde – por ejemplo – los vídeos de YouTube o mensaje de Facebook pasan en forma de miles de millones de bytes. Los nuevos dispositivos fotónicos basados en silicio serán capaces de soportar Terabit/s de tráfico agregado, o millones de megabits por segundo.

“El destinatario principal de este dispositivo serían las propias empresas de telecomunicaciones y los gestores de los centros de datos, si bien implementarlos en estas instalaciones repercutiría directamente en el servicio ofrecido al cliente final. Por poner algún ejemplo concreto, agilizaría el acceso a servicios de cloud computing, o informática en la nube, difusión de video y TV bajo demanda, o de descarga de contenidos”, apunta Rubén Ortuño.

Reducción de costes y gasto

Teraboard facilitará también un notable ahorro tanto en consumo como en costes. “La gran densidad de ancho de banda por dispositivo planteada en Teraboard permitiría reducir las necesidades de hardware y por tanto el coste y el consumo energético. La eficiencia conseguida en Teraboard tanto a nivel de coste por bit como en el consumo energético supondrá una reducción de coste y consumo de energía de hasta 10 veces respecto a los actuales dispositivos comerciales”, apunta Ortuño

NTC: diseño y encapsulado

Dentro de este proyecto, el Centro de Tecnología Nanofotónica de la UPV trabajará tanto en el diseño del dispositivo, como fundamentalmente en su encapsulado final. Concretamente las tareas del NTC consistirán en el ensamblaje de los componentes a la placa de circuito impreso mediante la avanzada técnica de Flip-chip, el posicionamiento de las fibras ópticas al dispositivo fotónico y, finalmente, el empaquetado y sellado del dispositivo.

Junto al NTC, participan también en el proyecto INPHOTEC, Ericsson, STMicroelectronics, Alcatel-Lucent Italia, iMinds, el Consejo Nacional de Investigación italiano y el Consorcio europeo de la industria fotónica (EPIC).


Fuente: DICYT
Website: dicyt.com


ePOOLICE desarrolla un buscador de delincuencia organizada

Un equipo internacional de investigadores, en el que participa la Universidad de Granada, desarrolla un sistema informático que permite predecir delitos como el tráfico de personas o de drogas, pornografía infantil o ciberdelincuencia

UGR/DICYT Un equipo internacional de investigadores, en el que participa la Universidad de Granada, ha diseñado un sistema informático inteligente de escaneado de datos que permite rastrear páginas webs y correos electrónicos en busca de indicios de crimen organizado, así como estimar el riesgo de que se produzcan diversas actividades ilegales.

Este proyecto, denominado ePOOLICE, está financiado por la Unión Europea mediante el 7º programa marco, y arrancó en enero de 2013. Ha sido desarrollado por un consorcio de empresas, fuerzas de seguridad y analistas de inteligencia, como la Oficina Europea de Policía (Europol), la Guardia Civil, West Yorkshire Police (Reino Unido), Bavarian Police (Alemania) y el Instituto Interregional de las Naciones Unidas para Investigaciones sobre la Delincuencia y la Justicia (UNICRI), así como universidades, entre las que se encuentra la UGR.

Buscador de delincuencia organizada en Internet

Liderado por la profesora María José Martín Bautista, el proyecto, de marcado carácter multidisciplinar, ha contado con la participación de investigadores del departamento de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial y del Instituto Andaluz de Criminología, ambos con sede en la Universidad de Granada.

El escáner diseñado integra varios componentes desarrollados por diversos organismos de investigación europeos que, de forma combinada, monitorizan la web y generan automáticamente alertas de escenarios que pueden favorecer el aumento de las amenazas relacionadas con el crimen organizado.

El prototipo implementado hace uso de las últimas tecnologías en el ámbito del procesamiento del lenguaje natural, la representación del conocimiento, la minería de datos, la fusión de información y el análisis inteligente de Big Data.

Crear un entorno seguro

Como explica la profesora María José Martín Bautista, el objetivo general de ePOOLICE “es la creación de herramientas que permitan anticipar y combatir de forma más efectiva la implantación y la expansión de los grupos organizados de delincuencia en delitos como el tráfico de personas, el tráfico de drogas, la generación y distribución de pornografía infantil o la ciberdelincuencia”.

Una de las virtudes del sistema desarrollado en este proyecto es la de crear un entorno seguro para la utilización de datos, de manera que los investigadores han tenido en cuenta durante todo el proceso la necesidad de proteger el derecho constitucional a la intimidad y, al mismo tiempo, utilizar los avances tecnológicos para garantizar la seguridad de los ciudadanos.


Fuente: DICYT
Website: dicyt.com


Desarrollan chips del tamaño de una célula capaces de diagnosticarla individualmente

En la investigación, los científicos han logrado reducir hasta 1.000 millones de veces el tamaño de los ‘Planar array’ chips

CSIC/DICYT En el estudio y detección de enfermedades es habitual emplear Planar array chips, como, por ejemplo, los chips de ADN, con los que se comparan los niveles de expresión de genes entre células sanas y células que están desarrollando la enfermedad. Un grupo de investigadores, liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha logrado miniaturizar 1.000 millones de veces este tipo de chips que se utiliza para el análisis simultáneo de diferentes moléculas. El trabajo, publicado en la revista Advanced Materials, destaca que al reducir el tamaño de estos dispositivos, se pueden introducir en una célula viva, abriendo la posibilidad a estudios más precisos en el campo de la medicina.

Microchips del tamaño de una célula

“Los dispositivos que se emplean en la actualidad suelen medir unos cinco centímetros y eso obliga a destruir las células para analizar su interior. Sin embargo, al miniaturizar los chips es posible introducirlos en células vivas mediante lipofección, una técnica que consiste en recubrir el dispositivo con una capa de lípidos que se fusiona con la membrana de la célula. De este modo, se pueden monitorizar los cambios que experimenta la célula a lo largo del tiempo sin necesidad de matarla”, explica José Antonio Plaza, científico del CSIC en el Instituto de Microelectrónica de Barcelona y coordinador del estudio.

Para fabricar estos dispositivos, que están realizados en dióxido de silicio, los expertos se han basado en técnicas empleadas en la industria de chips microelectrónicos y la estampación selectiva de biomoléculas, método en el que la tinta empleada es una disolución de moléculas. El resultado son chips que, además de permitir el análisis de células sin necesidad de destruirlas, facilitan su estudio individual. “Este tipo de análisis es de gran interés porque se ha descubierto que la heterogeneidad en una misma población celular es importante en muchos procesos fisiológicos y patológicos”, señala la investigadora Teresa Suárez, del Centro de Investigaciones Biológicas de Madrid.

Además del Instituto de Microelectrónica de Barcelona y el Centro de Investigaciones Biológicas, ambos del CSIC, en este trabajo han participado la Universidad de Barcelona y el Instituto de Bioingeniería de Cataluña, que han llevado a cabo la funcionalización química de los dispositivos para dotarlos de funcionalidad. Se trata de un proyecto financiado por el Plan Nacional de Investigación Científica y Técnica y de Innovación.

Referencia bibliográfica
N. Torras, J. P. Agusil, P. Vázquez, M. Duch, A. M. Hernández-Pinto, J. Samitier, E. J. de la Rosa, J. Esteve, T. Suárez, L. Pérez-García y J. A. Plaza. Suspended Planar-Array Chips for Molecular Multiplexing at the Microscale. Advanced Material. DOI: 10.1002/adma.201504164

Fuente: DICYT
Website: dicyt.com


La seguridad del correo electrónico va en aumento pero todavía queda mucho por mejorar

La seguridad de nuestro correo electrónico nos ayuda a proteger algunos de nuestros datos más sensibles. Es el sistema mayoritariamente elegido para la recuperación de contraseñas y el acceso a servicios financieros. De acuerdo a un informe publicado por Michael Bailey, un profesor de Informática de la Universidad de Illinois, la seguridad del correo electrónico es mejor ahora que hace dos años pero todavía tiene muchos asuntos pendientes.

Inseguridad del email

Los protocolos en los que se apoya el Internet actual no fueron desarollados para ser seguros. Su principal misión era ser flexibles e indestructibles (no olvidemos que Internet nace como otro desarollo más de la investigación militar). Tuvo que ser bastante después cuando se empezaron a desarrollar capas de seguridad que envolvían a esos protocolos a raíz de la aparición de la ciberdelincuencia. Sin embargo, pese a la disponibilidad de las herramientas necesarias para ir solucionando la inmensa mayoría de esas brechas de seguridad, los administradores de todos y cada uno de los sistemas de correo electrónico diseminados alrededor del mundo son los responsables de decidir cuáles aplican y cuándo entran en funcionamiento. Algunas compañías como Google sí que se están sumando a este tipo de prácticas para aumentar la seguridad pero hay millones de servidores de correo que no se sabe cuándo se adaptarán.

No sólo los grandes servidores de email como Hotmail o Gmail participan en esta lucha. La mayoría de las empresas que utilizan el email como herramienta de trabajo (empresas de email marketing, especialmente) están sumamente interesadas en la aplicación mayoritaria de estos protocolos para segurar una mayor fiabilidad a las comunicaciones mediante correo electrónico.

“Buena parte de las mediciones hechas en mi laboratorio se enfocan a determinar cómo podemos incetivar a los administradores de sistema de correo electrónico individuales o de pequeñas empresas para tomar la decisión correcta implementando mejoras de seguridad. Buena parte del trabajo en materia de seguridad online consiste, no en crear la tecnología, sino en influir en las organizaciones que usan esa tecnología y cómo deciden adoptarla” explica Bailey, miembro del departamento de investigación del Illinois Coordinated Science Lab.

Además de medir la (falta de) adopción de ciertos protocolos de seguridad a escala global, Bailey y su equipo han subrayado en sus estudios la importancia de que la seguridad sea una capa superpuesta a los protocolos fundacionales de la red. Por ejemplo, como el protocolo de comunicación entre servidores de correo no se dearrolló desde el principio para soportar encriptación, se añadió posteriormente un comando llamado STARTTLS que permite a ambos servidores continuar la comunicación de forma segura. Pero como este comando sólo se puede enviar una vez que ambos servidores ya han iniciado una “conversación” no segura, todo el proceso se puede corromper si se accede al servidor en esa primera fase.

Mientras algunas compañías como Alphabet, a través de su servicio Gmail se han sumado a la adopción de mejoras de seguridad de modo generalizado, hay países del mundo donde la adopción de tales medidas es inexistente. El profesor Bailey señala que en Túnez apenas hay servidores seguros y para entender la gravedad de un sistema de correo no seguro ofrece esta explicación:

La seguridad de un sistema de correo electrónico depende de la seguridad de todos sus eslabones y éstos son muchos más y más repartidos geográficamente de lo que la gente se imagina; basta con que un servidor de correo no sea seguro para que la seguridad de toda la cadena desaparezca. Cuando yo envío un correo electrónico sin encriptar, asumo que lo estoy enviando a una lista de distribución abierta a cualquier otro usuario de Internet.

Los mundos virtuales son una herramienta válida para el aprendizaje en materia de salud

Investigadores de la Boston University School of Mediicine (BUSM) han demnostrado el potencial de los entornos virtuales creados por ordenador para la enseñanaza en materia de salud a distancia, incluso si se trata de una alumnado internacional disperso alrededor del mundo o, a veces, con limitado acceso a enseñanza y práctica profesional. En este proyecto piloto liderado por John Wiecha, autor del estudio publicado en julio del año pasado en la revista BMC Medical Education y profesor asociado de Medicina en la BUSM, se creó un mundo virtual en el que los participantes asumían el papel de alumnos, crando avatares de ellos mismos que se movían en un entorno tridimensional y participaban en equipos en actividades educativas.

Cursos sobre salud a distancia

En muchas naciones en vías de desarrollo, el acceso a la formación continua y la práctica  está limitada para muchos profesionales ya que no existen centros de enseñanza cercanos o es imposible acceder a ellos por razones económicas o políticas (o, directamente, bélicas). Sin embargo, con el crecimiento de Internet de los últimos años, la enseñanza a distancia se ha convertido en un modo viable de ofrecer a los profesionales de la salud de esas áreas la oportunidad de subir su nivel teórico e incluso práctico.

Por ahora están funcionando con un notable nivel de éxito algunas plataformas de conferencias online que ofrecen cursos a distancia, normalmente acompañados con foros para intercambio de información y opiniones entre profesionales pero los investigadores parecen convencidos de que una experiencia tridimensional añadiría nuevos incentivos al aprendizaje.

Un mundo virtual es un entorno inmersivo que funciona en tiempo real y donde los participantes intercambian información interactuando entre ellos. Los participantes en este proyecto navegaron como avatares, como representaciones tridimensionales de ellos mismos, y podían participar en cursos en los que eran guiados por un profesor a través de distintas “paradas” en las que era posible acceder a recursos educativos y “allí mismo” hacer preguntas y comentarios en tiempo real.

“Hemos creado, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud y la Fundación de Ginebra para la investigaciónd e la enseñanza médica, un curso sobre control de población para estudiantes alrededor del mundo”, explica Wiecha. “La facilidad para intercambiar ideas con gente de sde cualquier rincón del mundo le ha dado a las clases un sentido colaborativo especial. El programa ha sido un éxito y los participantes lo valoran muy positivamente, demostrando de esta manera el potencial de este modo de educ ación a distancia”.

Técnicas de espionaje para la identificación de genes

Un programa bioinformático identifica fragmentos “fósiles” de genes, lo que ayudará a entender la historia evolutiva de cada genoma

UPO/DICYT Nada como leer un libro para comprender su contenido, y en eso anda la biología moderna, en plena euforia literaria leyendo genomas a destajo. Las técnicas actuales de secuenciación de ADN hacen que sean miles las secuencias de genomas completos disponibles para su análisis, y como en los libros, leer la secuencia de ADN es posiblemente la mejor forma de entender la información que contienen.

Un aspecto fundamental para entender la información de un genoma consiste en anotar todos sus genes, y en esa tarea es imprescindible el uso de programas bioinformáticos que identifican dónde comienza y dónde termina cada gen. Se conocen ya tantos millones de genes, que una forma práctica para identificar los genes en un nuevo genoma es buscar la existencia de genes parecidos en otros. Pero cuando hablamos de genes muy diferenciados, sin parecido obvio con otros, o genes donde su comienzo y final no es fácil de delimitar, su búsqueda es difícil y con frecuencia estos genes más complejos y novedosos pasan desapercibidos.

Identificación de genes

Los investigadores Juan Jiménez y Antonio Pérez-Pulido, del Centro Andaluz de Biología del Desarrollo (Universidad Pablo de Olavide-CSIC-Junta de Andalucía), han desarrollado una nueva estrategia in silico para encontrar genes y fragmentos “fósiles” de genes en los genomas, incluso cuando esos genes o fragmentos no tengan parecido con otros genes conocidos, o estén tan fragmentados que no se identifiquen inicio y fin de su secuencia codificadora. La estrategia es parecida a la que se usa para descifrar mensajes codificados de los espías. Aunque no se sepa lo que significa, una pequeña secuencia que se encuentra con más frecuencia que el azar en un texto posiblemente es una secuencia que significa algo, y esa idea, aplicada al análisis de la secuencia de un genoma, es lo que le ha permitido a los autores desarrollar un programa bioinformático (AnABlast), que discrimina dónde hay información con significado biológico simplemente por su alta frecuencia en las bases de datos respecto a la frecuencia por azar. Así, AnABlast permite discernir regiones con genes (que codifican proteínas) de las que no.

Los autores han aplicado el nuevo método al genoma completo de la levadura de fisión, y aun siendo uno de los organismos modelo mejor estudiados, el análisis con AnABlast les ha permitido identificar varios genes nuevos que pasaron desapercibidos en los procedimientos convencionales de anotación de genes. Incluso se encuentran fragmentos “fósiles” provenientes de otros genomas, o de reordenaciones ancestrales, algo que sin duda ayuda a entender la historia evolutiva de cada genoma. Además de la levadura, han demostrado que AnABlast es igualmente útil en genomas de organismos superiores como el del gusano C. elegans, lo que pronto les llevará a realizar el análisis AnaBlast del genoma humano.

En este trabajo ha colaborado el grupo dirigido por Juan Mata, del departamento de Bioquímica de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), y se ha publicado en DNA Research, revista especializada en el análisis de genomas.

Referencia bibliográfica
AnABlast: a new in silico strategy for the genome-wide search of novel genes and fossil regions.
Juan Jimenez, Caia D. S. Duncan, María Gallardo, Juan Mata, and Antonio J. Perez-Pulido. Centro Andaluz de Biología del Desarrollo, Universidad Pablo de Olavide de Sevilla/CSIC, Sevilla, Spain, and Department of Biochemistry, University of Cambridge, Cambridge, UK.
http://dnaresearch.oxfordjournals.org/content/early/2015/10/21/dnares.dsv025.full

Fuente: DICYT
Website: dicyt.com