Arqueología Archive

¿Cómo se metieron los gatos en nuestras casas? La culpa es de Egipto

Restos de ADN encontrados en excavaciones arqueológicas muetran que los orígenes del gato doméstico están en el Antiguo Egipto. Los gatos fueron domesticados hace aproximadamente diez mil años y después se expandieron por Europa y otras partes del mundo a través del comercio. Los anális de ADN también muestran que la mayoria de los gatos domésticos primitivos eran rayados y que los gatos con manchas fueron raros hasta bien entrada la Edad Media.

Hoy en día se conocen cinco subespecies de gato silvestre, Felis silvestris, y los esqueletos de todas ellas son indistinguibles de los gatos domésticos actuales. En consecuencia. es imposible determinar a través de los esqueletos recuperados en excavaciones arqueológicas, cuál de esas subespecies (o cuáles de ellas) fueron domesticadas en tipos lejanos. Un equipo formado por investigadores de la Uiversidad de Leuven y del Real Instituto Belga de Ciencias Naturales se propuso descifrar este enigma a través del código genético. Para ello emplearon ADN recuperado de huesos, dientes piel y pelo de casi doscientos gatos recuperados en excavaciones arqueológicas en el Cerano Oriente, África y Europa. Los restos tenñian entre cien y nueve mil años de antigüedad.

Restos arqueológicos de gatos

Las muestras de ADN han revelado que todos los gatos domesticadso descienden del gato salvaje africano o Felis silvestris lybica,una subespecie frecuente en el norte de África y en Oriente Próximo. Los primeros gatos fueron domesticados hace aproximadamente hace diez mil años y se acercaron a los asentamientos agrícolas humanos que, a su vez, erán, tremendamente atractvos para los roedores. Con el tiempo, la relación se fue estrechando y una selección basada en un comportamiento más tolerante con el ser humano condujo a la domesticación.

La expansión de los gatos tuvo lugar probablemente gracias al comercio, ya que permitía a los barcos mercantes mantener su mercancía protegida de ratas y ratones. Desde Egipto, las rutas comerciales llevaron los gatos por todo el Mediterráneo, el Mar Negro el Medio Oriente. Incluso han aparecido huesos de un gato con una marca egipcia en un poblado vikingo cerca del Mar Báltico.

No está del todo claro, pese a todo, si los gatos que se distribuyeron por el mundo desde Egipto eran propios de la zona o llegaron desde Babilonia, donde se inició todo el proceso de sedentarización agrícola.

Colateralmente, el estudio ha permitido determinar el patrón en la piel de los gatos a partir del ADN de ejemplares momificados. Del mismo modo que los gatos representados en las pinturas murales egipcias eran rayados, los gatos “con manchas” son relativamente recientes y no aparecieron hasta bien avanzada la Edad Media.

 

 

Descubiertas las evidencias culturales más antiguas de humanos modernos fuera de África

La reciente investigación y excavación arqueológica en la cueva de Kaldar está a cargo de un equipo mixto iraní y español, co-liderado por el arqueólogo iraní Behrouz Bazgir, investigador predoctoral de la Fundación Atapuerca, y por Andreu Ollé, miembro -como el anterior- del Equipo de Investigación de Atapuerca en el IPHES (Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social). Esta investigación ha permitido identificar las primeras evidencias culturales fuera de África atribuidas a humanos anatómicamente modernos (HAM).

Se trata de herramientas de piedra asociadas a restos de fauna en un nivel datado por Carbono 14 entre 36.000 y 54.000 años de antigüedad. Este hallazgo ha sido publicado recientemente en Scientific Reports, una de las diez revistas más importantes del mundo en ciencias multidisciplinarias.

Los resultados de la datación de este yacimiento sitúan a Irán entre los primeros lugares habitados por humanos modernos que, junto con los grupos de homínidos levantinos, consiguieron por primera vez llegar desde Asia occidental a Europa. La cueva de Kaldar refuerza así la posición de Irán en la arqueología paleolítica mundial.

La secuencia excavada recientemente en Kaldar contiene niveles más antiguos con industria musteriense, asociada generalmente a los neandertales. Esto proporciona evidencias de su sustitución por la industria baradostiana, similar a la auriñaciense, exclusiva de los humanos anatómicamente modernos, y supone una ocasión única de estudiar la transición del paleolítico medio al paleolítico superior en los montes del Zagros.

La cueva de Kaldar es uno de los ejemplos más antiguos de la existencia del hombre moderno en esta parte del mundo, y proporciona datos sobre cómo estas poblaciones sobrevivieron al clima y a las situaciones medioambientales paleoárticas, nuevas para ellos.

En el artículo han colaborado 19 autores internacionales, entre ellos investigadores de renombre internacional como Eudald Carbonell, profesor de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona, investigador del IPHES, codirector de los yacimientos de la sierra de Atapuerca y director general de la Fundación Atapuerca; Jan van der Made del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid; Marcel Otte de la Université de Liège en Bélgica; y Thomas Higham de la University of Oxford en Reino Unido. Además han participado Faranak Bahrololomi y Moloudsadat Azimi, colaboradores del Instituto Iraní de Investigación del Patrimonio Cultural y Turismo (RICHT), en el marco de su acuerdo de colaboración con el IPHES.

Referencia bibliográfica:
Bazgir, B., Ollé, A., Tumung, L., Becerra-Valdivia, L., Douka, K., Higham, T.F.G., Made, J.v.d., Picin, A., Saladié, P., López-García, J.M., Blain, H.-A., Allué, E., Fernández-García, M., Rey-Rodríguez, I., Arceredillo, D., Bahrololoumi, F., Azimi, M., Otte, M., Carbonell, E., 2017. Understanding the emergence of modern humans and the disappearance of Neanderthals: Insights from Kaldar Cave (Khorramabad Valley, Western Iran), Scientific Reports 7, 43460. doi: 10.1038/srep43460.

Realizan un TAC a cinco momias egipcias para conocer nuevos datos sobre su vida

E l Proyecto Qubbet el-Hawa que dirige la Universidad de Jaén en Asuán (Egipto) y en el que participan investigadores de la Universidad de Granada (UGR), ha realizado una tomografía axial computarizada (TAC) a cinco momias halladas durante las pasadas campañas de excavación 2015 y 2016 en su necrópolis, con el objetivo de estudiarlas y analizarlas de una manera no destructiva, manteniendo de esta manera su envoltura original de vendas de lino colocadas durante el proceso de momificación.

Por primera vez en la historia, una misión extranjera ha podido aplicar la tecnología TAC a las momias halladas durante sus excavaciones, gracias al convenio firmado el pasado año entre las Universidades de Asuán y Jaén.

Los análisis, realizados en el Hospital Universitario de Asuán, contaron con la presencia del director del proyecto, el profesor de Egiptología de la UJA Alejandro Jiménez, que estuvo acompañado por el rector de la Universidad de Asuán, Abdelkader Mohamed Abdelkader; el técnico especialista supervisor de toda la operación, Ashraf Mohamed; el director de la oficina del Ministerio de Antigüedades de Asuán, Nasr Salama, y el equipo de Antropología de la Universidad de Granada que forma parte del proyecto, compuesto por Miguel Botella, Inma Alemán y Ángel Rubio, entre otras personas.

La técnica de la tomografía computerizada, realizada con la última tecnología en escáneres (100 cortes) permitirá a los investigadores poder estudiar, sin dañar las momias, diferentes aspectos como la edad, las posibles patologías que sufrieran en vida, los amuletos u objetos de adorno que pudieran portar, las técnicas de momificación y cualquier aspecto ritual que contengan.

“Antes de los análisis, conocíamos sus nombres y su sexo gracias a las inscripciones que portaban los sarcófagos en los que fueron enterradas, pero poco más. A partir de los análisis, esperamos reconstruir aspectos sobre la vida y la muerte en el Egipto faraónico de hace más de 2500 años”, aseguran los investigadores. El análisis será realizado por el equipo de Antropología Física de la Universidad de Granada, que forma parte del proyecto desde el año 2009.

La misión arqueológica en la necrópolis Qubbet el-Hawa, frente a la ciudad egipcia de Asuán, se encuentra realizando su novena campaña de excavaciones, que se prolongará hasta el 17 de marzo. Para ello, este año los trabajos cuentan con la financiación de un proyecto I+D+i del Ministerio de Economía y Competitividad. En total, el equipo multidisciplinar está formado por una treintena de investigadores, pertenecientes a las universidades de Jaén, Granada, Autónoma de Madrid, Alcalá de Henares, Londres, Carlos de Praga y Lovaina (Bélgica).

Las sociedades prehistóricas que usaban el cuarzo en sus herramientas ya eran muy complejas

Tradicionalmente los arqueólogos habían considerado este mineral como un recurso de escasa importancia, propio de grupos arcaicos.

IPHES/DICYT El cuarzo, pese a ser uno de los minerales con mayor presencia en la corteza terrestre, ha sido considerado tradicionalmente por los arqueólogos como un recurso de escasa importancia, propio de sociedades arcaicas. En cambio, nuevos estudios, recogidos ahora en un monográfico que publica la prestigiosa revista Quaternary International, demuestran la complejidad económica, tecnológica, social y simbólica equiparable a la registrada en los grupos que habitaban otros territorios donde el sílex era un material frecuente, y al cuál se le ha dado más valor. Estos resultados pueden considerarse como una prueba evidente de la flexibilidad y capacidad de adaptación de las sociedades prehistóricas a los cambios y condicionantes de los diversos territorios.

El monográfico es fruto del trabajo de miembros del GEPN-AAT (Grupo de Estudos para a Prehistoria do Noroeste Ibérico- Arqueoloxía, Antigüidade e Territorio) de la Universidade de Santiago de Compostela (USC) e IPHES (Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social), que lo han editado conjuntamente. El volumen reúne las contribuciones de varios especialistas nacionales e internacionales, cuyo contenido tiene su base en una sesión celebrada durante el XVII Congreso Internacional de la UISPP (Union International de Sciences Préhistoriques et Protohistoriques), en Burgos en 2014.

Durante millones de años y hasta la generalización de la metalurgia, hace apenas unos milenios, la fabricación de herramientas líticas fue un aspecto fundamental de la economía y tecnología de las sociedades prehistóricas. Es por ello que su estudio resulta de enorme importancia para que los arqueólogos puedan comprender y reconstruir las sociedades pasadas.

En ese sentido, la investigación se ha centrado tradicionalmente en aquellas herramientas realizadas en sílex (que, de hecho, es un tipo de cuarzo), dado que esta roca presenta una mejor calidad para la talla, lo que facilita la fabricación de piezas más complejas e, incluso, más atractivas desde un punto de vista estético. Sin embargo, en aquellos territorios en los que el sílex es una materia prima muy escasa (como puede ser la propia Galicia o el extremo Noreste de la Península Ibérica) los grupos prehistóricos tuvieron que recurrir a otros materiales, como el cuarzo.
Pese a ser uno de los minerales más comunes de la corteza terrestre, se había prestado muy poca atención al estudio de estos materiales, ya sea en su variedad más común, el cuarzo lechoso, o en su variedad más pura, el cristal de roca. Los investigadores lo han considerado tradicionalmente como un mero recurso de sustitución, de mala calidad, y que no permitía obtener la misma estandarización morfológica de las herramientas que en sus homólogos en sílex. Esta aproximación llevó a que, en algunos casos, se tachase de arcaicos a los grupos prehistóricos que fabricaban sus herramientas en cuarzo. No es de extrañar que haya sido precisamente en estas regiones con una mayor presencia del mencionado mineral, entre las que Galicia tiene cierta relevancia, desde las cuales se estén desarrollando trabajos cuyo objetivo es el de revisar estas consideraciones apriorísticas sobre el cuarzo.
El presente volumen reúne 16 contribuciones de numerosos especialistas nacionales e internacionales con el fin de ofrecer un panorama lo más completo posible sobre el papel que el cuarzo jugaba en las sociedades prehistóricas desde un punto de vista económico, tecnológico, funcional y simbólico. Estos trabajos abarcan un amplio marco cronológico y espacial, ofreciéndose casos de estudio de diversas regiones del planeta y desde el Paleolítico Inferior hasta la Edad del Bronce (Olduvai, Suecia, Nueva Zelanda, Foz Côa, etc.).

Procesos de talla

Estas contribuciones ayudan a romper con los paradigmas tradicionales de la disciplina, dejando claro el gran conocimiento que estos grupos prehistóricos tenían sobre las características de este material y las posibilidades que les ofrecía, llegando a desarrollar procesos de talla específicos que posibilitaron la obtención de piezas de indudable valor estético y simbólico, como puede ser la daga en cristal de roca de Montelirio (Valencina de la Concepción, Sevilla). En estas obras el cuarzo se muestra, pues, como un recurso versátil.
En este sentido, además de mostrar propiedades mecánicas y funcionales equiparables a las de otros materiales de buena calidad, el cuarzo muestra ciertas propiedades específicas (forma prismática, propiedades piezo-eléctricas…) que lo dotaron de un valor simbólico y apotropaico para diferentes sociedades prehistóricas, como refleja la presencia de prismas y cristales de roca en numerosos ajuares megalíticos a lo largo de la fachada atlántica europea.

Referencia bibliográfica
Arturo de Lombera Hermida y Carlos Rodríguez Rellán: “New approaches to the study of Quartz lithic Industries”, Quaternary International, 424 (2016).

Nuevos hallazgos arqueológicos de importantes monumentos mayas en La Corona y El Achiotal

El hallazgo de El Achiotal consiste en una estela Maya muy bien conservada, que data del siglo 5 d.C

MCD/DICYT Arqueólogos del Proyecto La Corona en Petén, Guatemala, hicieron el hallazgo de piezas prehispánicas de este sitio, así como de El Achiotal. Las piezas que datan del periodo clásico (320 a 990 d.C.) fueron presentadas en una conferencia de prensa, celebrada en el Palacio Nacional de la Cultura de Guatemala.

En el acto se contó con la presencia de autoridades del Ministerio de Cultura y Deportes, encabezadas por el Ministro Dwight Pezzarossi; Marcello Canuto de la Universidad de Tulane y codirector de excavaciones de El Achiotal; Tomás Barrientos de la Universidad del Valle de Guatemala y codirector de excavaciones de El Achiotal; Héctor Escobedo, directivo de la Fundación Patrimonio Cultural y Natural Maya (PACUNAM) y Milton Sinturión, Presidente de la Concesión Forestal San Andrés y representantes de National Geographic Society.

El hallazgo de El Achiotal consiste en una estela Maya muy bien conservada, que data del siglo 5 d.C. “Esta estela retrata un gobernante muy antiguo, perteneciente a uno de los períodos menos comprendidos de la historia antigua de los mayas,” indicó Marcello A. Canuto, director del Middle American Research Institute de la Universidad de Tulane, Estados Unidos y codirector de las excavaciones este sitio.

Hallazgo de El Achiotal, una estela Maya muy bien conservada, que data del siglo 5 d.C./MCD

Piezas que narran hechos históricos

Desde 2010 National Geographic Society ha apoyado las investigaciones en El Achiotal, un sitio que ha sido fuertemente afectado por saqueadores. “Sabíamos que este sitio había jugado un papel significativo en la historia temprana de las Tierras Bajas Mayas. De hecho, las excavaciones de este año se enfocaron en un edificio importante de la plaza central del sitio,” dijo Tomás Barrientos, director del Departamento de Arqueología de la Universidad del Valle de Guatemala y codirector del proyecto.

“A pesar que el edificio fue bastante dañado por saqueadores, la estela se encontró muy bien conservada, ya que los antiguos mayas la colocaron cuidadosamente dentro de una cámara cerrada, algún tiempo después que fue quebrada,” agregó Barrientos.

Con fondos de una beca National Geographic Young Explorers, Luke Auld-Thomas, estudiante de la Universidad de Tulane, está llevando a cabo un estudio para su tesis doctoral. Auld-Thomas originalmente planeó investigar la arquitectura más temprana de El Achiotal, sin embargo, lo que encontró corresponde a varios siglos después, casi al final de la historia del sitio.

“Excavamos el eje central del edificio para exponer uno de los pocos segmentos no saqueados, y rápidamente se descubrió una cámara que contenía dos fragmentos de una estela rota,” dijo Auld-Thomas. “Lo que es realmente sorprendente es que los mayas construyeron un pequeño santuario para conservar la estela y posteriormente le colocaron ofrendas por varias generaciones.”

Contexto histórico de la estela

El experto epigrafista David Stuart de la Universidad de Texas en Austin ha estimado que la fecha de la estela corresponde al 22 de Noviembre de 418 d.C. “Esta fue una época de grandes cambios políticos en la parte central de las Tierras Bajas Mayas, cuando un gobernante-guerrero llamado Siyaj K’ahk’ llegó en el año 378 d.C. e instaló un nuevo orden político centrado en Tikal. Parece entonces que el gobernante de El Achiotal tomó el poder poco después de ese momento” dijo Stuart.

Vestigios importantes en La Corona

El equipo que trabaja en el sitio La Corona, que es apoyado por PACUNAM también descubrió dos paneles jeroglíficos en un estado casi intacto. “Estos paneles están en una condición casi perfecta; incluso se ha conservado parte de su pintura roja original,” dijo Canuto. “En solo una década se ha encontrado más de una docena de estos paneles, los que reflejan una destreza y perfección en el trabajo escultórico Maya que es casi único en La Corona,” agregó.

Estos paneles se colocaron en una pequeña y modesta banca en la esquina de un cuarto del palacio. “Lo que es curioso acerca de estos paneles es que fueron removidos de algún lugar de La Corona, posiblemente un templo, y se pusieron en este cuarto en una fecha posterior,” indica Barrientos. “Los antiguos mayas recolocaron estos paneles por una razón muy especial, dándoles un nuevo hogar en la residencia de la realeza. Este es un patrón que ya habíamos observado anteriormente en La Corona.”

Descifran escritos ancestrales

Las inscripciones de los paneles cuentan historias fascinantes de rituales de entronización de gobernantes, que incluyen viajes, investiduras, bailes, invocación a deidades y reverencia de ancestros. Stuart, quien también ha descifrado los paneles, afirma: “Estos hermosos jeroglíficos nos dan nuevas percepciones de las ceremonias que acompañaban la coronación de un nuevo gobernante. Además, llenan vacíos que se tenían en la rica historia dinástica de La Corona.”

Fueron documentos importantes para los gobernantes de La Corona, así como la estela fue importante para los antiguos habitantes de El Achiotal. “El hecho que la estela y los paneles fueron conservados por los mayas mismos -mucho tiempo después que fueran tallados- nos dice qué tan importante es descubrir los monumentos en su contexto original. De esa forma no solo se sabe lo que dicen los textos, sino también que los mismos fueron importantes para generaciones posteriores; esto agrega un nuevo giro a nuestra interpretación sobre cómo los mayas valuaban su propia historia y qué tanto se esforzaron para conservarla,” dijo Canuto.

Hallan dos joyas neolíticas únicas en Europa y seis cráneos completos de animales en el yacimiento de La Draga

Un anillo doble y un colgante de hueso con triple perforación son dos de los hallazgos de los trabajos de excavación de este año en el yacimiento neolítico de La Draga (Banyoles, Girona). Se trata de dos joyas únicas hasta el momento en Europa occidental.

En la misma fosa, los investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad Autónoma de Barcelona han encontrado seis cráneos completos con cuernos tallados, algo poco habitual, y abundante material arqueológico.

Supone, según los científicos, la “mayor y más importante evidencia” de prácticas rituales identificada hasta ahora en el poblado.

Restos encontrados en el yacimiento de La Draga (Banyoles, Girona): cráneo de buey (1), anillo doble (2), colgante realizado en ostra y colgante de hueso con triple perforación. / CSIC-UAB

Restos encontrados en el yacimiento de La Draga (Banyoles, Girona): cráneo de buey (1), anillo doble (2), colgante realizado en ostra y colgante de hueso con triple perforación. / CSIC-UAB


Fuente:

Consejo Superior de Investigaciones Científicas
Website: csic.es


Las condiciones de vida de los gobernadores del Antiguo Egipto a partir de sus restos arqueológicos

Antropólogos forenses, geólogos y otros investigadores realizarán tomografías de las momias y restos esqueléticos hallados en Asuán

UGR/DICYT Un equipo interdisciplinar de científicos de la Universidad de Granada, formado por antropólogos forenses y geólogos, estudiará las condiciones de vida de los gobernadores del Antiguo Egipto a partir del análisis de las momias y los restos esqueléticos de la Necrópolis de Qubbet el-Hawa, situada en la región egipcia de Asuán, y de los sedimentos de la misma.

Momia egipciaLos investigadores de la UGR participan en la campaña arqueológica coordinada por la Universidad de Jaén, que arranca mañana, 18 de febrero, y se desarrollará hasta el próximo 11 de marzo. En ella participan también científicos de la Universidad de Berlín (Alemania).

El vicerrector de Investigación y Transferencia de la Universidad de Granada, Enrique Herrera Viedma, y el director del Laboratorio de Antropología de la UGR, Miguel Botella López, han presentado esta mañana en rueda de prensa la Campaña Arqueológica Qubbet el-Hawa 2016, en la que participan también los investigadores de la UGR Inmaculada Alemán y Ángel Rubio, del Laboratorio de Antropología de la UGR, y la geóloga Mª Paz Sáez Pérez, del departamento de Construcciones Arquitectónicas.

Estudio antropológico

“En esta campaña, la séptima en la que participamos, realizaremos el estudio antropológico de los restos esqueléticos y las momias que hallamos el año pasado, correspondientes a más de 40 sujetos que estaban en la tumba tumba QH33 de la Necrópolis de Qubbet el-Hawa”, ha detallado el profesor Botella. Además, este año también excavarán las tumbas QH34a y QH34b, encontradas durante la pasada campaña.

El año pasado, este mismo equipo científico, que coordina el profesor de Historia Antigua de la Universidad de Jaén Alejandro Jiménez Serrano, halló los restos del cáncer de mama más antiguo del que se tiene constancia en el esqueleto de una mujer de entre 30 y 40 años, de una altura de 1,62 metros, que murió afectada por esta enfermedad en torno al año 2200 a.C., y cuyo cuerpo estuvo momificado.

Los investigadores continuarán los trabajos de excavación en las tumbas de los ancestros de los gobernadores de Elefantina de la XII dinastía (siglo XIX antes de Cristo), cuya matriarca encontraron en la pasada campaña. Otro de los objetivos será la excavación de los ochos pozos funerarios de la tumba de Sarenput I, de la misma época, en los que tampoco se ha trabajado nunca y de la que se desconocen si están intactos.

En esta expedición, los científicos de la UGR realizarán “un estudio biodemográfico de los restos hallados para analizar la mortalidad por edades, y ver qué enfermedades sufrían los distintos grupos que vivían allí”, ha señalado Inmaculada Alemán.

Enfermedades infecciosas

Los investigadores han explicado que los habitantes del Antiguo Egipto vivían mucho peor de lo que nos podrían indicar sus grandes monumentos, y padecían numerosas enfermedades infecciosas que mermaban su esperanza de vida.

En la campaña del año pasado, los científicos de la UGR hallaron en las momias de la Necrópolis muchas enfermedades infecciosas (como brucelosis o fiebre de Malta); marcas de violencia; tumores; enfermedades degenerativas (artrosis) y anquilosis de miembros, procesos infecciosos por los que la mitad de la población egipcia moría antes de cumplir los 5 años.

Por su parte, el vicerrector de Investigación de la UGR ha destacado “el excelente nivel” del equipo científico de la UGR que participará en esta campaña en Egipto, “un ejemplo más de que la colaboración interdisciplinar es el motor de la investigación y el futuro hacia el que debemos caminar”.


Fuente: DICYT
Website: dicyt.com


Un nuevo método hace visible una de las mayores minas de oro del Imperio Romano

La combinación de tecnología láser aerotransportada e imágenes de drones ofrece novedosa información sobre el valle del Eria (León)

José Pichel Andrés/DICYT Investigadores de la Universidad de Salamanca han empleado una nueva metodología que consiste en combinar la información que ofrece la tecnología láser aerotransportada (LiDAR, (Light Detection and Ranging) y la fotogrametría aérea captada desde drones para elaborar imágenes en 3D de las explotaciones mineras del valle del Eria, en la provincia de León. Los datos más recientes indican que en esta zona estuvo uno de los mayores complejos mineros de oro del Imperio Romano, cuyas estructuras aún se conservan sobre el terreno, aunque se aprecian con dificultad a simple vista, cubiertas por la vegetación. Gracias a esta nueva metodología los investigadores han averiguado muchos más detalles acerca de los canales hidráulicos que sirvieron para explotar los yacimientos que hasta ahora estaban ocultos por falta de resolución.

Minas de oro del Imperio Romano

En un artículo publicado en la revista Journal of Archaeological Science: Reports, los científicos describen el procedimiento, que puede ser de gran utilidad para los arqueólogos y que en este caso ha permitido descubrir la existencia de drenajes perpendiculares a los canales principales, que pudieron servir de aliviadero para soltar agua cuando hubiese un excedente que pusiera en peligro las labores mineras o como derivaciones hacia otros puntos de interés de las explotaciones.

Además, los drones y los modelos digitales “ofrecen pruebas claras de que las minas más altas son las más recientes, ya que cortan a las inferiores, corroborando lo que habían propuesto otros investigadores”, explica a DiCYT Javier Fernández Lozano, geólogo de la Universidad de Salamanca que firma el artículo junto a su compañero Gabriel Gutiérrez Alonso. Este dato confirma que los romanos tenían un elaborado método de extracción sistemática que probablemente empleó a un grupo numeroso de personal cualificado.

Las fotografías aéreas ayudan a ver este tipo de estructuras, pero cuando la vegetación es abundante, no sirve para mucho. En cambio, la tecnología LiDAR permite cartografiar el terreno de forma fiable. Desde el aire envía un pulso láser que rebota contra el suelo y va ofreciendo información sobre el relieve, aunque haya vegetación de por medio. El Instituto Geográfico Nacional (IGN) tiene un repositorio con esta información, pero la resolución disponible no siempre permite apreciar ciertos detalles. Por eso, los investigadores han utilizado un dron para obtener nuevas imágenes que complementen sus datos. Al comparar las dos técnicas y someter la información a tratamientos estadísticos y técnicas de tratamiento de imagen, han encontrado muchas novedades que se aprecian perfectamente en 3D.

Un posible geoparque

Por eso, los autores del trabajo consideran que este resultado no solo es útil para los profesionales, sino que puede tener un gran atractivo para el público en general y potenciar el turismo de las comarcas de La Cabrera y Valdería, sobre las que se asienta este distrito minero romano. Lo ideal sería “llegar a conseguir un geoparque”, una figura que otorga la UNESCO a los territorios con un especial interés geológico y cultural. La información digital sobre las actividades mineras romanas podría incorporarse a páginas web, aplicaciones o centros de interpretación y permitiría ver lo que no es posible observar sobre el terreno de forma directa.

Entre la cumbre del Teleno, a 2.188 metros de altitud, y la localidad de Castrocontrigo, a 911 metros, se extienden más de 13.000 hectáreas de explotación minera, hoy parcialmente oculta. Los cálculos más recientes señalan que la suma del oro extraído entre la Sierra del Teleno y la Cuenca del Eria podría superar las 9 toneladas, frente a otro enclave aurífero leonés mucho más conocido, Las Médulas, donde los romanos habrían logrado entre 3,5 y 5 toneladas.

Según Javier Fernández Lozano, estos datos permiten afirmar que, por su extensión, se trata de uno de los mayores distritos mineros de oro del Imperio Romano. Sin embargo, el tiempo ha ido borrando sus huellas y este tipo de estudios y la recreación de los datos en forma de imágenes accesibles para el gran público, puede dar a conocer este patrimonio geológico e histórico de gran interés.

Referencia bibliográfica
Improving archaeological prospection using localized UAVs assisted
photogrammetry: An example from the Roman Gold District of the Eria
River Valley (NW Spain)
. Javier Fernández-Lozano, Gabriel Gutiérrez-Alonso. Journal of Archaeological Science: Reports 5 (2016) 509-520.

Fuente: DICYT
Website: dicyt.com


La Dama de Arlanpe, ejemplo único del arte paleolítico de la Península Ibérica

Se trata de un gran bloque de caliza, localizado en 2011, de unos 70 kilogramos de peso que presenta en dos de sus caras grabados de figuras femeninas esquemáticas

CENIEH/DICYT Joseba Rios Garaizar, arqueólogo del Centro Nacional de investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH) acaba de publicar en la revista Oxford Journal of Archaeology una artículo sobre una excepcional obra de arte paleolítica con representaciones femeninas grabadas, asociada a las ocupaciones magdalenienses (hace 17.500 años) de la cueva de Arlanpe (Lemoa, Vizcaya).

Se trata de un gran bloque de caliza, localizado en 2011, de unos 70 kilogramos de peso que presenta en dos de sus caras grabados de figuras femeninas esquemáticas, una de ellas completa, a la que los arqueólogos han llamado la “Dama de Arlanpe”, que incluye torso, piernas, brazos y cabeza, mientras que las otras dos figuras apenas están esbozadas.

La Dama de Arlanpe

Hasta el momento en la Península Ibérica no se había encontrado ninguna imagen de este tipo, y constituye un ejemplo único, al ser la primera que se ajusta claramente al canon de las representaciones femeninas esquematizadas, típicas del periodo Magdaleniense de Centro Europa y Francia, conocidas como tipo Gönnersdorf-Lalinde.

Las representaciones de Arlanpe se encuentran entre las más antiguas del tipo Gönnersdorf-Lalinde, y tienen más de un milenio de antigüedad respecto a las famosas representaciones del yacimiento de Gönnersdorf en Alemania, lo que refuerza la idea de que este clase de símbolos se originó en la región franco-cantábrica y acompañó a las poblaciones que se extendieron por el Norte de Europa hacia el final de la última glaciación.

Además, el descubrimiento de Arlanpe permite ampliar el área de distribución de estas figuras hasta el Norte de la Península Ibérica, apoyando la idea de unidad cultural de la región franco-cantábrica durante el Magdaleniense.

En esta Investigación dirigida por el CENIEH, que ha contado con financiación de la Diputación Foral de Bizkaia, del Gobierno Vasco y de la Fundación Barandiarán, han participado también investigadores del Arkeologi Museoa de Bilbao, de la Universidad de Toulouse y de Ikerbasque.


Fuente: DICYT
Website: dicyt.com


Algoritmos para estudiar restos arqueológicos

El proyecto, llamado Precious, busca desarrollar herramientas computacionales que den soporte a las labores de los arqueólogos

PUCP/DICYT El doctor Iván Sipiran, investigador asociado del Grupo de Reconocimiento de Patrones e Inteligencia Artificial Aplicada (Sección de Ingeniería Informática) acaba de iniciar un proyecto de que lo mantendrá dos años en la PUCP para analizar objetos en 3D reconstruidos a partir de restos arqueológicos analizados con algoritmos computacionales.

Restos arqueológicos

La vocación del doctor Sipiran nació en Alemania, cuando realizaba un posdoctorado en la Universidad de Konstanz. El proyecto, llamado Precious, buscaba desarrollar herramientas computacionales que den soporte a las labores de los arqueólogos.

“Como parte de este proyecto empezamos a dar ideas sobre cómo podríamos trabajar con estos datos 3D y hacer que la computación gráfica sea una herramienta para los arqueólogos”, comenta el doctor Sipiran. En esta iniciativa, adquirió la experiencia y las nociones claves para resolver problemas computacionales complejos, tales como reconstrucciones gráficas a partir de cientos de fragmentos de piezas arqueológicas. Sipiran aprendió además a desarrollar algoritmos que le permitieran determinar cuáles de estos fragmentos pertenecían a un objeto u a otro.

La experiencia, enriquecedora de por sí, lo dejó lleno de preguntas sobre la arqueología en su propio país. “Los restos arqueológicos peruanos no son como los alemanes. Tienen muchos relieves y usan materiales diferentes. Es por eso que cuando vi las iniciativas de repatriación del Ministerio de la Producción decidí volver a aplicar mis conocimientos en la arqueología peruana.”

Gracias a la iniciativa de repatriación Sipiran se contactó con el doctor César Beltrán, investigador del Departamento de Ingeniería, y le propuso emprender el análisis de simetrías en objetos 3D con el fin de aplicarlo en la arqueología peruana.

“La idea del proyecto es que nosotros tengamos algoritmos o métodos computacionales que realicen el análisis automático de objetos tridimensionales. Un objeto tridimensional es una representación computacional de un objeto real. La representación es realizada mediante un escaner en 3D que nos permite tener todas sus dimensiones: profundidad, ancho y alto”, explica el PhD de la Universidad de Chile.

“En nuestro caso nos interesan las simetrías. El análisis va por cómo determinamos, en base a los números que tenemos, si el objeto estudiado es simétrico o no”, acotó.

“Nuestro problema particular, es que los objetos que queremos analizar, objetos arqueológicos, no están completos. Al no estar completos, no sabemos si dichos objetos eran simétricos, no tenemos esa data. El desafío radica en proponer métodos que nos permitan analizar la simetría del objeto sin saber si el objeto fue o no simétrico. Nos interesa también integrar a los estudiantes de posgrado de Ingeniería que deseen investigar el campo de los objetos 3D. El estudio es bastante amplio, y puede ser abordado desde distintas perspectivas”. El objetivo es desarrollar un software que sea empleado satisfactoriamente por arqueólogos.

“La idea es que, cuando tengamos un primer prototipo definido, podamos trabajar de la mano con arqueólogos, y que ellos sean quienes lo evalúen y nos den las pautas acerca de por dónde debemos llevar la construcción final, con el fin de ofrecerles un producto que valga la pena”, finaliza.


Fuente: DICYT
Website: dicyt.com