Biología

Aclaran el misterio de la inocuidad del monóxido de carbono producido dentro del cuerpo humano


(NCYT) Sin embargo, dentro del cuerpo humano también se produce monóxido de carbono mediante la actividad normal de las células. Los científicos se han preguntado desde hace tiempo cómo el metabolismo del Ser Humano y los de otros organismos evitan autoenvenenarse por esta producción interna de monóxido de carbono.

Unos investigadores de la Universidad de Manchester, en colaboración con colegas de la Universidad de Liverpool, ambas en el Reino Unido, y la Universidad del Este de Oregón en Estados Unidos, ahora han identificado el mecanismo por el cual las células se protegen de los efectos tóxicos del gas a esas concentraciones bajas.

Las moléculas de monóxido de carbono deberían poder adherirse fácilmente a las moléculas de las hemoproteínas en las células sanguíneas. Cuando lo hacen, como por ejemplo durante la exposición a altas concentraciones por inhalación, afectan adversamente a funciones celulares esenciales, como el transporte de oxígeno, la señalización celular y la conversión de energía. Esto es lo que provoca los efectos mortales del envenenamiento por monóxido de carbono.

Las hemoproteínas constituyen un "receptor" ideal para las moléculas de monóxido de carbono, como anillo al dedo, por lo que la producción natural del gas, incluso a bajas concentraciones, en teoría debería hacer que las moléculas de monóxido de carbono se adhiriesen a las hemoproteínas hasta envenenar al organismo. Pero esto no es lo que sucede.

Monóxido de carbono en el cuerpo humano
El monóxido de carbono es detectado en el cuerpo. (Foto: U. Manchester.)
El equipo de Nigel Scrutton (Biocentro Interdisciplinario de la Facultad de Ciencias Biológicas, en la Universidad de Manchester) ha descubierto que cuando la hemoproteína "percibe" que el gas tóxico es producido dentro de la célula, cambia su estructura a través de una "ráfaga" de energía, y a la molécula de monóxido de carbono le resulta demasiado difícil adherirse a ella, siempre y cuando las concentraciones del gas sean tan bajas como las alcanzadas por la actividad normal de las células.




Más artículos
Comilonas para sobrevivir
Genes que cambian de sitio
Segunda membrana de las bacterias
Forma de una célula madre
Inteligencia en los moluscos
Genomas de ratones
Secretos del mamut para soportar el frío
Zinc en el sistema inmunitario humano
Infección de la salmonela
Rejuvenecimiento celular
Regeneración de nervios
Envejecimiento de células madre
Células cardiacas humanas
Cambio al embarazo en los mamíferos
Monóxido de carbono en el cuerpo humano
Sistema inmunitario de las mujeres
Función de los tendones
Mosquitos estériles
Forma de las mandíbiulas
Resistencia bacteriana