Biología

Evolución en carnívoros para evitarse unos a otros


(NC&T) América es el hogar de más de 80 especies de carnívoros terrestres, incluyendo a felinos, cánidos, osos, comadrejas, mofetas y mapaches. Comúnmente, veinte o más especies pueden ocupar la misma región.

Por regla general, estas especies comparten la misma población de presas potenciales, incluyéndose unos a otros.

Jennifer Hunter y Tim Caro comenzaron por dibujar las áreas de distribución geográfica conocidas de 77 carnívoros americanos en un gran mapa digital. Asumiendo que para cualquier superposición de áreas de distribución geográfica, la competencia y la depredación eran posibles, compararon las características del comportamiento, el tamaño y la coloración del cuerpo de esos animales. Analizando esta enorme cantidad de información, fueron capaces de detectar patrones de estrategias empleadas por cada familia.

Por ejemplo, su mapa mostró que las familias de cánidos y osos comparten áreas de distribución geográfica con el mayor número de competidores potenciales. La mayoría de las especies en estas familias son omnívoras, lo cual ayuda a reducir la competencia por una dieta de carne.

Evolución en carnívoros
Las mofetas y varias especies de comadrejas poseen una coloración corporal o facial especial. (Foto: Jennifer Hunter/UC Davis)
Los miembros de la familia de los mapaches, a pesar de ser pequeños, tienen el menor riesgo de convertirse en presas, porque la mayoría se refugian en los árboles.

Uno de los resultados más sorprendentes fue que la mayoría de los carnívoros pequeños (mofetas, junto con algunas comadrejas) carecen de estrategias que les permitan aislarse físicamente de otros carnívoros. Cuando se valoran de modo conjunto estas superposiciones ecológicas, queda claro que esos animales comparten el mismo espacio al mismo tiempo con otros carnívoros.

¿Cómo se las arreglan pues estos animales para sobrevivir? Todas las mofetas y varias especies de comadrejas en este grupo poseen una coloración corporal o facial que tiene una demarcación abrupta entre el color blanco y uno negruzco. En las mofetas, este patrón de coloración con fuertes contrastes seguramente advierte a los depredadores sobre su capacidad de rociarles con un producto nada recomendable, mientras que en algunos miembros de la familia de las comadrejas ese patrón de coloración puede advertir sobre su ferocidad.




Más artículos
Reproducción bacteriana
Aprendizaje de las ballenas
Formación de dientes en una fila
Dueño agresivo, perro agresivo
Teoría de juegos
Hormigas del desierto
Microbios de la saliva humana
Colonias de volvox
Efectos de los traumas infantiles
Cerebro global virtual
Forma de almacenar grasa
Reaparición de un gen extinto
Actividad metabólica
Forma tridimensional del ADN
Moscas de la fruta y viento
Bacteria respira metales tóxicos
Evolución en carnívoros
Endogamia en la dinastía de los Habsburgo
Clave del olor de una flor
Hipopótamos, ballenas y cerdos