Biología

Los traumas infantiles pueden tener efectos de por vida sobre los genes


(NC&T) Empleando una muestra de 36 cerebros; 12 de suicidas que sufrieron abusos, 12 de suicidas que no los sufrieron, y 12 normales, los investigadores descubrieron diferentes marcadores epigenéticos en los cerebros del grupo que había sufrido abusos. Estos marcadores influyen sobre la función HPA, una respuesta al estrés que incrementa el riesgo de suicidio.

Esta investigación se ha desarrollado sobre la base de los resultados de un estudio presentados en Mayo del 2008, que mostraron cómo el abuso infantil puede dejar marcas epigenéticas en el ADN.

Pero en éste, el primer estudio de su clase, Moshe Szyf, Gustavo Turecki, Michael Meaney y Patrick McGowan, han desvelado cómo el trato de los progenitores afectó al ADN en los cerebros de un grupo de suicidas en Quebec, todos del sexo masculino, quienes habían sufrido abusos en su infancia.

La función de nuestro ADN no es tan fija como se creía anteriormente. La interacción entre el ADN y el ambiente en el que está inmersa la persona, ejerce un papel crucial en la determinación de nuestra resistencia al estrés, y por lo tanto en el riesgo de suicidio. Los marcadores epigenéticos son el producto de esta interacción.

Efectos de los traumas infantiles
Los traumas infantiles pueden alterar el ADN y la manera en que los genes actúan. (Foto: McGill U.)
La epigenética es el estudio de los cambios en la función de los genes, sin que se den cambios en las secuencias del ADN.

El ADN se hereda de los progenitores, y es el mismo toda la vida, siendo idéntico en todas las partes del cuerpo. Sin embargo, durante el embarazo, e incluso posteriormente, durante el desarrollo, los genes de nuestro ADN son marcados por una capa química, llamada metilación de ADN. Estas marcas son, de alguna manera, sensibles a nuestro entorno individual, especialmente a edades tempranas. Los marcadores epigenéticos programan el ADN para expresar los genes correctos en el momento y lugar apropiados.

Los investigadores descubrieron que el cuidado materno influye sobre la función HPA en las ratas, a través de la programación epigenética de ciertos receptores en el cerebro. En los seres humanos, los abusos sufridos en la infancia alteran la respuesta HPA al estrés e incrementan el riesgo de suicidio.




Más artículos
Reproducción bacteriana
Aprendizaje de las ballenas
Formación de dientes en una fila
Dueño agresivo, perro agresivo
Teoría de juegos
Hormigas del desierto
Microbios de la saliva humana
Colonias de volvox
Efectos de los traumas infantiles
Cerebro global virtual
Forma de almacenar grasa
Reaparición de un gen extinto
Actividad metabólica
Forma tridimensional del ADN
Moscas de la fruta y viento
Bacteria respira metales tóxicos
Evolución en carnívoros
Endogamia en la dinastía de los Habsburgo
Clave del olor de una flor
Hipopótamos, ballenas y cerdos