Biología

Si el dueño es agresivo, el perro también lo será


(NC&T) El estudio también muestra que usando métodos no aversivos, o neutrales, de adiestramiento, como por ejemplo los basados en ejercicio adicional o en recompensas, se producen muy pocas respuestas agresivas.

El motivo mayoritario por el cual la gente lleva a sus perros a un veterinario experto en conducta animal suele ser reducir su agresividad.

Meghan E. Herron, autora principal del estudio, Frances S. Shofer e Ilana R. Reisner, especialistas en veterinaria de la citada universidad, prepararon un cuestionario con 30 preguntas para dueños de perros que habían solicitado consejo sobre la conducta de sus mascotas.

En la encuesta, se preguntó a los dueños cómo habían tratado la conducta agresiva anteriormente, si había un efecto positivo, neutral o negativo en la conducta de sus mascotas y si las respuestas agresivas eran el resultado del método que ellos utilizaron. También se les preguntó dónde habían conocido la técnica de adiestramiento empleada en sus perros.

Se constató que las técnicas agresivas para reducir la agresividad de los perros provocaban una respuesta agresiva de estos cuando se las aplicaba, en al menos un 25 por ciento de los casos. También se comprobó que los perros llevados al veterinario por haber atacado a algún miembro de la familia presentaban una mayor propensión a reaccionar de manera violenta ante algunas técnicas de confrontación que los perros llevados por otros problemas de conducta.

"Este estudio subraya el riesgo de las técnicas de adiestramiento basadas en la dominación, las cuales se han hecho populares a través de televisión, libros y los defensores de las técnicas basadas en castigos", explica Herron. "Estas técnicas provocan miedo en los animales y pueden llevar a una agresión dirigida contra sus propios dueños".

Muchos dueños intentan modificar la conducta de sus perros pegándoles cuando hacen algo indebido, o inmovilizándoles contra el suelo de manera violenta, ingredientes principales de esas técnicas de adiestramiento defendidas por algunos, y que pueden provocar miedo o una conducta de defensa agresiva.

El uso común de tales técnicas en ciertos entornos sociales puede haber crecido a partir de la idea de que la agresión canina está arraigada en la necesidad de ejercer la dominación social o debido a una falta de conducta dominante desplegada por el dueño. Por tanto, los defensores de esta teoría suelen sugerir que los propietarios asuman el papel de líder de la manada o individuo alfa.




Más artículos
Reproducción bacteriana
Aprendizaje de las ballenas
Formación de dientes en una fila
Dueño agresivo, perro agresivo
Teoría de juegos
Hormigas del desierto
Microbios de la saliva humana
Colonias de volvox
Efectos de los traumas infantiles
Cerebro global virtual
Forma de almacenar grasa
Reaparición de un gen extinto
Actividad metabólica
Forma tridimensional del ADN
Moscas de la fruta y viento
Bacteria respira metales tóxicos
Evolución en carnívoros
Endogamia en la dinastía de los Habsburgo
Clave del olor de una flor
Hipopótamos, ballenas y cerdos