Biología

El papel protéico en el origen y evolución de la placenta y el útero en mamíferos


(NC&T) "Muchos estudios anteriores han demostrado que los genes son regulados y modificados por cambios dentro de su propia estructura. Éste es el primer trabajo que sugiere que la evolución de los factores de trascripción, proteínas reguladoras separadas, puede desempeñar un papel activo en el origen y la evolución de las innovaciones estructurales como pueden ser la placenta y el útero", explica Gunter Wagner, uno de los autores del estudio y profesor de ecología y biología evolutiva en la Universidad de Yale.

El embarazo es una situación biológica inusual donde un organismo vive y se desarrolla dentro de otro que es genéticamente diferente. De manera cotidiana, el sistema inmunitario identifica y destruye a los tejidos diferentes de los del propio cuerpo, asumiendo que son parásitos. Pero en algunos mamíferos primitivos, los cambios oportunos ajustaron el sistema inmunitario de un modo que permite al embrión crecer y desarrollarse sin ser amenazado por la respuesta inmunitaria materna.

Con la evolución del útero y la placenta, devino posible para los mamíferos proteger a sus crías en desarrollo y asegurarse de que no estuvieran expuestas a un entorno impredecible, al contrario de lo que sucede con sus parientes que nacen en huevos. Este estudio identifica uno de los interruptores genéticos que regulan al sistema inmunitario y permiten la formación de la placenta y el desarrollo de las criaturas en su interior.

Por medio del análisis del ADN de muchas especies de mamíferos, incluyendo genes "resucitados" de ancestros extintos de los mamíferos, los investigadores encontraron que un vínculo regulador crucial en la evolución del embarazo involucra la función alterada de un factor de trascripción proteico, el HoxA-11.

Origen y evolución de la placenta y el útero
Vincent Lynch. (Foto: Wagner/Yale)
El cambio específico que encontraron en el HoxA-11 está presente en todos los mamíferos placentarios conocidos (desde los elefantes, el linaje más primitivo con placenta, hasta los humanos), pero no existe en los marsupiales, donde aparece un breve y rudimentario embarazo seguido por el desarrollo de la descendencia fuera del interior propiamente dicho del cuerpo de la madre, ni existe tampoco en los mamíferos que ponen huevos, como los ornitorrincos.

El autor principal del estudio es Vincent Lynch.




Más artículos
Código de barras de ADN
Investigar el origen de la vida
Genoma del trichoplax
Microbios que se nutren de hidrocarburos
Evolución de los ojos
Trichoplax adhaerens
Origen genético de los dedos
Andar masculino y femenino
Armas químicas de las plantas
Defensas frente a depredadores
Alga para biocombustible
Ver usando la piel
Hormigas antiguas
Origen y evolución de la placenta y el útero
Células artificiales para energizar implantes médicos
Locomoción de los caracoles
Arbol fósil viviente
MicroARNs
Microbios del petróleo
Estado emotivo de pájaros al cantar