Biología

Nuevo hallazgo sobre la e. Coli podría impedir infecciones y lograr mejores tratamientos

(NC&T) Investigadores del Centro Médico del Sudoeste (dependiente de la Universidad de Texas), y de la Academia de Medicina de la Universidad de Maryland, son los primeros que han conseguido identificar el receptor, conocido como QseC, utilizado por la cepa de E. coli causante de diarrea para recibir señales de la flora bacteriana y las hormonas en el intestino humano y expresar genes virulentos para iniciar la infección.

Los investigadores utilizaron fentolamina, un medicamento bloqueador alfa utilizado para tratar la hipertensión, y lograron obstaculizar la señalización al receptor. Sin tales señales, las bacterias pasan entonces a ciegas a través del tracto digestivo sin infectar las células.

"Este receptor se encuentra en muchos patógenos, así que podemos utilizar este conocimiento para diseñar antagonistas específicos que bloqueen las infecciones bacterianas", afirma la Dra. Vanessa Sperandio, coautora del estudio y profesora de microbiología en la Universidad de Texas.

La investigación previa hecha por la Dra. Sperandio encontró que cuando una persona ingiere la virulenta E. coli enterohemorrágica, o EHEC, la cual se transmite usualmente por alimentos contaminados tales como carne cruda, la bacteria viaja pacíficamente a través del tracto digestivo hasta alcanzar el intestino. Ahí, sin embargo, los compuestos químicos producidos por la flora microbiana gastrointestinal, y las hormonas humanas epinefrina y norepinefrina alertan a las bacterias de su ubicación.

E. Coli contra infecciones
Dr. Vanessa Sperandio y David T. Hughes. (Foto: UT Southwestern Medical Center)
Esta interferencia celular dispara una cascada de activaciones genéticas provocando que la EHEC colonice y deposite toxinas en el interior de las células, alterando la estructura de éstas y despojando al cuerpo de los nutrientes. Una persona infectada puede desarrollar diarrea con sangre, o incluso síndrome urémico hemolítico, el cual puede causar la muerte en personas inmunológicamente debilitadas, como los ancianos y los niños.

El nuevo estudio identifica al QseC como el receptor específico por el cual la EHEC percibe las señales. Cuando el receptor se une a las moléculas señalizadoras, la bacteria puede infectar a las células.

Los investigadores encontraron que la fentolamina se une al receptor QseC y ocupa el receptáculo que el receptor usaría para reconocer las señales de la epinefrina y norepinefrina, evitando así que el receptor QseC perciba las señales, e impidiendo que sea capaz de expresar sus genes virulentos en las células.

Este conocimiento abre las puertas a un mejor conocimiento sobre el proceso de señalización entre microbios y humanos, y también será útil en el desarrollo de nuevos tratamientos, basados en antagonistas de esas señales, para combatir las infecciones bacterianas.


Más artículos
Anticongelante en peces antárticos
Araña tejedora
Formación de células tumorales
Microcanales eléctricos
Espionaje sonoro
Tejidos humanos artificiales
Sustitutos genéticos fertilizantes nitrogenados
Hormona crecimiento plantas
Historia de los piratas
Reproducción de hongos
Comunicación celular
E. Coli contra infecciones
Modelo 3d
Bacterias producen electricidad
Etanol y biodiésel
El noroeste de norteamérica debería poseer más especies de árboles
Pez cebra
Redes de fibras
Infertilidad masculina
Capacidades de bacterias