Biología

El sistema inmunológico ha evolucionado para impedir enfermedades autoinmunológicas


El estudio, de la Universidad Rice, ha encontrado que el sistema inmunológico ha desarrollado un equilibrio casi perfecto para producir anticuerpos que son efectivos contra agentes patógenos, y al mismo tiempo resulta poco probable que causen enfermedades autoinmunológicas.

Los descubrimientos se basan en un nuevo modelo del sistema que es el primero en simular la naturaleza jerárquica de la respuesta inmunológica. El modelo predice que las infecciones crónicas pueden conducir a enfermedades autoinmunológicas, lo que ha sido propuesto como una causa de algunas enfermedades reumáticas como la artritis.

Hay unos 100 millones de anticuerpos circulando por el cuerpo en un momento dado, pero solamente tres o cuatro de éstos podrían ser efectivos contra una enfermedad particular. Cuando enfermamos, el sistema inmunológico identifica los anticuerpos concretos que son efectivos, y produce en masa glóbulos blancos mutantes llamados células B que fabrican sólo esos anticuerpos necesarios.

Investigaciones anteriores han identificado diversas estrategias alternativas que el sistema inmunológico podría usar con el fin de reducir el tiempo necesario para crear una célula B efectiva, y producir anticuerpos más eficaces contra las células patógenas. La conclusión sería un sistema inmunológico que responde con mayor rapidez y contundencia contra la enfermedad. Esto debería ayudar a una recuperación más rápida. Entonces, ¿por qué no hemos desarrollado este tipo de respuesta en nuestra evolución como especie?

El equipo de Michael Deem, Profesor de Bioquímica e Ingeniería Genética, identificó una estrategia biológicamente plausible que permitiría al sistema inmunológico reaccionar más deprisa y con anticuerpos más efectivos. Su análisis reveló, sin embargo, que tal sistema tendría una probabilidad unas mil veces superior de producir anticuerpos que atacasen a los tejidos sanos.

Algunos investigadores creen que los anticuerpos que se enlazan a algo más que el antígeno contra el que evolucionaron como armas, causan enfermedades autoinmunológicas.

Por ejemplo, algunos científicos han encontrado una correlación entre infección crónica y un mayor riesgo de contraer una enfermedad autoinmunológica, pero la validez y significado de la esta vinculación es controvertida. El modelo de la Universidad Rice sugiere que existe correlación, pero que la duración de la infección previa a la enfermedad autoinmunológica es altamente variable.


Más artículos
Procesamiento secuencias genómicas
Etiquetas ADN
Células madre piel
Vuelo colibrí
Mamífero venenoso
Muerte celular
Oir emitir sonidos
Fotosíntesis submarina
Caballo americano
Identificación olor
Comunicación entre células nerviosas
Virus primates
Apareamiento mariposas
Actividad retina
ADN dañado
Genoma virus gripe
Gorilas y herramientas
Fotoliasa
Enfermedades autoinmunológicas
Velocidad máxima animales