Biología

Los murciélagos vampiro también corren

(NC&T) El estudio, realizado por personal de la Cornell University, se ha hecho sobre los murciélagos vampiro, comunes en Centro y Sudamérica. Su comportamiento es curioso, porque actúan de manera similar a un mamífero terrestre de cuatro patas, es decir, se mueven sobre el suelo caminando. En cambio, los miembros de otras especies de murciélagos, depositados en el suelo, caen indefensos.

Lo más interesante de la especie Desmodus rotundus, sin embargo, es que no sólo camina, sino que además puede correr, según informan en un artículo Daniel Riskin y John W. Hermanson.

Los científicos colocaron al murciélago en una cinta sinfín que iba cada vez más deprisa, y comprobaron que podía correr. Esta capacidad, creen los expertos, evolucionó independientemente para facilitar su comportamiento a la hora de alimentarse. El animal pasa de andar lentamente a un trote rápido en un período de tiempo muy corto, y puede incluso lanzarse a correr a toda marcha si es necesario.

A diferencia de otros animales que emplean sus patas traseras como fuente principal de impulso, los murciélagos vampiro emplean sus extremidades delanteras (las alas) para ejercer la máxima fuerza posible, ofreciendo un aspecto semejante al del gorila. Pueden así avanzar a casi 4 km/h. Existen unas 1.100 especies de murciélagos y casi todas pueden andar. Pero sólo el murciélago vampiro es (por el momento) capaz de correr.

Murciélago vampiro
El murciélago vampiro común (Foto: Copyright © Cornell University)
La introducción de grandes cantidades de ganado en su entorno nativo, facilita la alimentación de estos murciélagos. No tienen que apresurarse para alcanzar a uno de estos animales y extraerles la sangre para alimentarse. Pueden comer mientras su presa duerme, bebiendo durante 10 minutos de los pequeños cortes que realizan. Correr les ayuda a no morir pisoteados, pero esta habilidad, naturalmente, es mucho más antigua. Hace mucho tiempo, sin ganado disponible, los murciélagos debían alimentarse probablemente de roedores rapidísimos que además podían despertar y ahuyentar al visitante nocturno.


Más artículos
Experimentos animales
Número genes humanos
Nuevos microbios
Biodiversidad
Adhesivos autolimpiables
Murciélago vampiro
Teoría evolución especies
Fósiles dinosaurios
Hélice
Especies bacterias
Músculos insectos
Picaduras mosquitos
Cáncer mitocondrias
Evolución murciélagos
Reproducción hormigas
Análisis ADN
Plantas carnívoras mecanismo
Suicidio celular
Monos rhesus humanos
Virus obedientes