Astronomía

¿Se formó Venus a partir de dos astros?


(NCYT) Algo más de 2.000 millones de años atrás, el Sol daba menos calor que ahora, hasta tal punto que la Tierra debería haber quedado sepultada por completo en hielo. Eso habría dejado nuestro planeta convertido en un iceberg orbitante, incapaz de permitir el desarrollo de la vida tal como la conocemos hoy.

Sin embargo, hay muchas evidencias geológicas de que la Tierra no estuvo congelada, o por lo menos no de esa manera tan drástica. El enigma de cómo la Tierra escapó a ese destino ha desconcertado a los científicos durante mucho tiempo.

David Minton, profesor de Ciencias terrestres, atmosféricas y planetarias, en la Universidad Purdue en West Lafayette, Indiana, Estados Unidos, cree tener la solución para ese misterio.

Minton ha presentado una hipótesis de por qué la Tierra no se congeló en un período en el que, según observaciones geológicas y astrofísicas, el Sol calentaba sólo el 70 por ciento de lo que lo hace en la actualidad. Minton cree que en aquella época nuestro planeta pudo haber estado más cerca del Sol que en la actualidad, recibiendo por tanto un calor extra que le permitió evitar la congelación extrema.

Minton ha calculado que para que la Tierra no se congelara en aquella época remota, tuvo que estar un 6 ó un 7 por ciento más cerca del Sol de lo que lo está ahora. Esto significa algunos millones de kilómetros más cerca. La pregunta obvia ante este escenario es: ¿Qué pudo hacer que la Tierra se desplazara luego de esa franja orbital a la que hoy ocupa?

Minton propone que la Tierra, con el paso del tiempo, pudo haberse alejado del Sol mediante un proceso llamado dispersión planeta-planeta, que ocurre cuando uno o más planetas son expulsados de su órbita, se produce un aumento de su separación orbital, o se desencadena una colisión entre planetas. Hay numerosas causas potenciales para el desplazamiento de un planeta desde una órbita a otra, pero muchas de las opciones se pudieron ir descartando una tras otra a lo largo del estudio, ya que no encajaban con la cronología conocida.

Minton especula con la existencia, durante una época, de dos protoplanetas que posteriormente formarían a Venus. Ambos protoplanetas entraron en una fase inestable y caótica, cruzando el camino orbital seguido por la Tierra, y alterando la trayectoria de nuestro mundo, de tal forma que éste se desplazó hasta la órbita en la cual hoy continúa.

Esos dos protoplanetas acabaron por colisionar, formando lo que hoy conocemos como el planeta Venus. Esto encaja con el hecho de que Venus no parece tener una historia geológica de antigüedad superior a los 2.000 millones de años. Sin ir más lejos, la edad de la superficie más antigua de Venus se estima que es de entre 500 y 700 millones de años. Esa es una edad muy corta para los estándares de las ciencias planetarias.





Más artículos
Puente intergaláctico
Planetas devastados
Proceso de formación de los planetas
Asteroide 1999 RQ36
Agujero negro de la Vía Láctea
Planeta gigante
Planetas muy cercanos
Galaxia primitiva
Agujero negro supermasivo
Planeta disuelto por el calor de su estrella
Formación de Venus
Situación de la Voyager 1
Asteroide 2011 AG5
Partículas en torno a agujeros negros
Planetas del tamaño de la Tierra
Cráteres marcianos
Lagos de metano en Titán
Agua en el Polo Sur de la Luna
Galaxia más distante
Corrientes en chorro de Saturno