Astronomía

Desviación de la órbita del asteroide 1999 RQ36


(NCYT) La nueva medición de la órbita del asteroide de medio kilómetro de diámetro (un tercio de milla), es la más precisa obtenida hasta ahora de entre todas las mediciones de órbitas asteroidales.

Las notables observaciones que Michael Nolan hizo hace unos meses, junto con las mediciones realizadas desde el observatorio de Arecibo en Puerto Rico y el Observatorio de Goldstone en California, hechas en 1999 y 2005, cuando 1999 RQ36 pasó mucho más cerca de la Tierra, muestran que la órbita del asteroide se ha modificado, con respecto a lo impuesto exclusivamente por la gravedad, unos 160 kilómetros (100 millas) en los últimos 12 años. Esta desviación está causada en buena parte por el efecto Yarkovsky.

El efecto Yarkovsky se llama así por el ingeniero ruso del siglo XIX que propuso por primera vez la idea de que un pequeño objeto rocoso circulando por el espacio podría, disponiendo de largos períodos de tiempo, ser desplazado en su órbita por el ligero empuje creado cuando se absorbe la luz solar y luego se reemite esa energía en forma de calor.

Asteroide 1999 RQ36
La misión ORIRIS-REx. (Foto: NASA/GSFC/UA)
El efecto es difícil de medir porque es ínfimo.

La pieza final del rompecabezas fue proporcionada por Josh Emery, de la Universidad de Tennesse, que usó el Telescopio Espacial Spitzer de la NASA para estudiar las características térmicas de la roca espacial. Las mediciones de Emery de las emisiones infrarrojas de 1999 RQ36 le permitieron averiguar las temperaturas del objeto.

El miembro del equipo de OSIRIS-REx, Steven Chesley, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, y sus colegas utilizaron las nuevas mediciones para calcular una serie de acercamientos de 1999 RQ36, a tan corta distancia de la Tierra como 7,5 millones de kilómetros (4.6 millones de millas), entre los años 1654 y 2135. Determinaron que fueron 11 los encuentros de tales características.

En 2135, el asteroide de 500 metros de diámetro (1.640 pies) pasará a unos 350.000 kilómetros (220.000 millas) de la Tierra, su aproximación más cercana durante un lapso de tiempo de 481 años. Esa distancia es menor que la existente entre la Tierra y la Luna, que orbita a unos 390.000 kilómetros (240.000 millas) de la Tierra. A tan cortas distancias, la trayectoria posterior del asteroide se hace imposible de predecir con exactitud, por lo que las aproximaciones subsiguientes sólo pueden ser estudiadas de manera estadística.

En realidad, los nuevos resultados no cambian lo que cualitativamente se sabe acerca de las probabilidades de impactos futuros. Las probabilidades de que este asteroide potencialmente peligroso choque con la Tierra en el siglo 22 todavía se calcula que serán aproximadamente de una entre varios miles.

Si todo marcha como está previsto, la sonda espacial ORIRIS-REx será lanzada al espacio en el año 2016. En su misión, visitará a 1999 RQ36, recogerá muestras del asteroide y regresará a la Tierra.





Más artículos
Puente intergaláctico
Planetas devastados
Proceso de formación de los planetas
Asteroide 1999 RQ36
Agujero negro de la Vía Láctea
Planeta gigante
Planetas muy cercanos
Galaxia primitiva
Agujero negro supermasivo
Planeta disuelto por el calor de su estrella
Formación de Venus
Situación de la Voyager 1
Asteroide 2011 AG5
Partículas en torno a agujeros negros
Planetas del tamaño de la Tierra
Cráteres marcianos
Lagos de metano en Titán
Agua en el Polo Sur de la Luna
Galaxia más distante
Corrientes en chorro de Saturno