Astronomía

Planetas rocosos como la Tierra devastados por cuatro estrellas enanas blancas


(NCYT) Las enanas blancas son la etapa final de la vida de las estrellas como nuestro Sol. Una enana blanca es el núcleo de material estelar residual que queda después de haberse agotado el combustible disponible para las reacciones nucleares.

Valiéndose de las observaciones del Telescopio Espacial Hubble para llevar a cabo la mayor inspección hecha hasta ahora de la composición química de las atmósferas de estrellas enanas blancas, el equipo de Boris Gansicke, del Departamento de Física de la Universidad de Warwick en el Reino Unido, encontró que los elementos presentes más a menudo en el polvo alrededor de estas cuatro enanas blancas son oxígeno, magnesio, hierro y silicio, los cuatro elementos que componen aproximadamente el 93 por ciento de la Tierra.

Éste y otros rasgos de la composición química delatan que cada una de esas estrellas tuvo en el pasado al menos un planeta rocoso con una composición química básica muy parecida a la de la Tierra. Todos esos planetas están ahora desmenuzados. Los datos reunidos en la investigación aportan indicios sobre cómo pudo suceder tal aniquilación de mundos.

Planetas devastados
Sistema exoplanetario. (Foto: © Mark A. Garlick / space-art.co.uk / University of Warwick)
La atmósfera de una enana blanca se compone mayormente de hidrógeno y/o helio, por lo que los elementos más pesados que entran en la atmósfera desaparecen pronto de ella, al hundirse hasta el centro del astro en cuestión de días por la alta gravedad de la estrella. Teniendo en cuenta esto, detectar en esas atmósferas estelares polvo rico en oxígeno, magnesio, hierro y silicio, implica que los astrónomos deben estar observando literalmente la fase final de la destrucción de estos mundos, caracterizada por grandes masas de material lloviendo sobre sus respectivas estrellas a tasas de caída de hasta mil toneladas por segundo.

En el caso concreto de la enana blanca PG0843+516, los investigadores creen que están observándola en el acto de tragar el material del núcleo de un planeta rocoso que fue lo bastante grande como para experimentar un proceso de diferenciación geológica por capas, comparable al que en la Tierra separó su núcleo del manto.





Más artículos
Puente intergaláctico
Planetas devastados
Proceso de formación de los planetas
Asteroide 1999 RQ36
Agujero negro de la Vía Láctea
Planeta gigante
Planetas muy cercanos
Galaxia primitiva
Agujero negro supermasivo
Planeta disuelto por el calor de su estrella
Formación de Venus
Situación de la Voyager 1
Asteroide 2011 AG5
Partículas en torno a agujeros negros
Planetas del tamaño de la Tierra
Cráteres marcianos
Lagos de metano en Titán
Agua en el Polo Sur de la Luna
Galaxia más distante
Corrientes en chorro de Saturno