Astronomía

Tras las huellas de las primeras galaxias del Universo


(NC&T) Estas observaciones de las primeras etapas en la evolución galáctica proveen nuevas evidencias para la teoría jerárquica de la formación de las galaxias, la idea de que los grandes cuerpos galácticos se van construyendo con el paso del tiempo a medida que galaxias más pequeñas colisionan y se fusionan.

Los astrónomos Rychard Bouwens y Garth Illingworth, en la Universidad de California en Santa Cruz, usaron el Telescopio Espacial Hubble para explorar la formación de galaxias durante los primeros 900 millones de años después del Big Bang.

Observaciones profundas en tres regiones obscuras del cielo lograron captar la débil luz emitida hace 13.000 millones de años, que fue generada por estrellas en las primeras galaxias. Con la tecnología actual, sólo las galaxias más brillantes pueden ser detectadas a tan grandes distancias.

Estos son, por ahora, los datos ópticos e infrarrojos tomados a mayor profundidad en el cosmos.

Primeras galaxias del Universo
Campo de galaxias observado por el telescopio Hubble. (Foto: NASA/STScI)
Los investigadores observaron cientos de galaxias brillantes unos 900 millones de años después del Big Bang. Pero cuando miraron a mayor profundidad, unos 200 millones de años antes, sólo encontraron una. Claramente, muchos cambios se realizaron durante esos 200 millones de años.

Las más grandes y luminosas galaxias aún no existían 700 millones de años después del Big Bang. Sin embargo, 200 millones de años después, ya había muchas. Así que debió desencadenarse una notable actividad de choque y aglutinamiento de pequeñas galaxias durante ese tiempo.

Las galaxias observadas en este estudio son mucho más pequeñas que nuestra Vía Láctea y otras galaxias gigantes que se ven hoy en día cerca de nosotros. Esas primeras galaxias experimentaban visibles procesos de formación estelar, emitiendo luz azulada que se enrojeció durante estos 13.000 millones de años de viaje hasta llegar a los sensibles detectores del Hubble.

Por ahora, los investigadores no son capaces de detectar las galaxias más pequeñas y primitivas que después se conglomeraron formando esas primeras galaxias brillantes ahora observadas.

Pero las semillas de esas primeras galaxias pueden ser vistas en la radiación del fondo cósmico de microondas, de la que se han hecho recientemente mediciones bastante exactas, mediante el satélite astronómico WMAP. En ellas, se distinguen ligeras fluctuaciones de densidad en un universo notablemente homogéneo unos 400.000 años después del Big Bang.

En las etapas iniciales de la evolución del universo, todo era muy homogéneo. Pero con el transcurso del tiempo, el universo se fue llenando de grumos, y la materia se fue concentrando en las áreas más densas por efecto de la atracción gravitatoria. Estas nuevas observaciones de las primeras galaxias permiten a los científicos medir la velocidad con que fue evolucionando el universo desde los pequeños conglomerados a las grandes concentraciones de masa.

La detección de las primeras galaxias que se formaron en el universo será posible con el sucesor del Hubble, el Telescopio Espacial James Webb, que se planea lanzar en 2013.


Más artículos
Noticias de astronáutica
Litio en el Universo
Misterio de estrellas quíntuples
Estrellas de menor brillo
Informe ISS/STS-115
Noticias de astronáutica
Magnetar con radiopulsos
La caza de planetas
Planetas de tipo terrestre
Informe ISS
Noticias de astronáutica
Colapso de gas
Galaxia bajo el microscopio
Átomos cercanos a agujeros negros
Informe ISS
Noticias de astronáutica
La relatividad general
Primeras galaxias del Universo
Informe ISS
Noticias de astronáutica