Astronomía

Antiguos impactos dejaron cicatrices en el núcleo de la Luna


Las primeras misiones del programa Apolo revelaron que la Luna no es perfectamente esférica. Su superficie está muy deformada en dos sitios: una protuberancia en la cara más cercana a la Tierra es complementada por una gran depresión en la cara oculta. Los científicos se han preguntado si estas características superficiales fueron causadas por la atracción gravitatoria de la Tierra sobre la Luna al comienzo de su existencia, cuando su superficie todavía estaba fundida y era maleable.

Según Laramie Potts (investigador de postgrado), y Ralph von Frese (profesor de ciencias geológicas), ambos de la Universidad Estatal de Ohio, estas características son remanentes de antiguos impactos.

Potts y von Frese llegaron a esa conclusión después de usar las fluctuaciones gravitatorias medidas por los satélites Clementine y Lunar Prospector para trazar un mapa del interior de la Luna.

Esperaban ver defectos bajo la corteza lunar que se correspondieran con cráteres en la superficie. Pensaban que algunos viejos impactos podrían haber dejado marcas sólo bajo el manto, la gruesa capa rocosa entre el núcleo metálico de la Luna y su fina corteza exterior.

Potts fijó su atención en una imagen. En su opinión, en la cara lejana, la corteza se veía como si se hubiera hundido y luego retrocedido debido a un impacto gigante. Bajo esta depresión, el manto se sumerge y tanto Potts como von Frese habrían esperado que esto hubiera absorbido el golpe.

La evidencia de la antigua catástrofe debería haber terminado allí. Pero a unos 1.100 kilómetros directamente bajo el punto de impacto, aún hoy en día una parte del manto se mantiene proyectada hacia dentro del núcleo, algo inusual.

Origen geología cráteres Luna
Esquema de la estructura interna de la Luna en la cara oculta, a la derecha, y en la cara visible. (Foto: Laramie Potts, Ohio State University )
Pero lo que vieron desde la corteza y a lo largo de todo el camino hacia la superficie en el lado opuesto fue todavía más sorprendente. El núcleo tiene una protuberancia, como si el material del núcleo hubiera sido empujado desde el lado alejado, sobresaliendo hacia dentro del manto en el lado cercano a la Tierra. Encima de esa lengua del núcleo invadiendo el manto, éste alberga una protuberancia proyectada hacia el exterior, y sobre ésta, se sitúa otra protuberancia superficial en la cara que da a la Tierra.

El modo en que están alineados estos rasgos anómalos sugiere que un gran objeto, como por ejemplo un asteroide, impactó contra la cara oculta de la Luna, y el colosal golpe envió una fortísima onda de choque a través del núcleo, la cual emergió en el lado opuesto.

Los científicos creen que un impacto similar, pero anterior, ocurrió en la cara visible de la Luna.

Potts y von Frese sospechan que estos eventos sucedieron hace unos 4.000 millones de años, durante un período en el que la Luna era geológicamente activa, y durante el cual su núcleo y su manto todavía estaban fundidos y liberando magma.



Hay un comentario
Luziia – La paz
28/05/11 - 19:00
Tema: La Lunaaa

Es hermosaaa la adoroo Me hace dormir

Deje un comentario



?
? ?


Más artículos
Estrellas hipergigantes
Estación Espacial Internacional
Origen geología cráteres Luna
Búsqueda ondas gravitatorias LIGO
EEI
Estación espacial internacional
Orden allineación Universo
Sistema Plutón
Hielo Europa
Informe ISS
Noticias astronautica
Cúmulo de estrellas supermasivo
Noticias breves de astronautica
Satélites para investigar la atmósfera
Test vida extraterrestre
Noticias ISS
Enanas marrones cercanas
Sistemas planetarios sin estrella
Anillo planetario azul
Noticias estación espacial internacional