Astronomía

Una estrella de neutrones absorbe a su compañera


Este hallazgo apoya la teoría de que los púlsares aislados de mayor velocidad de rotación llegan a esas velocidades extremas mediante la acreción de materia procedente de una estrella cercana. El gas arrastrado desde la estrella compañera, y que cae sobre el púlsar, acelera la rotación de éste. Se trata del sexto púlsar conocido en una configuración semejante, y representa un peldaño en la evolución de púlsares binarios con rotación lenta hacia púlsares aislados en rotación veloz.

Los púlsares son estrellas de neutrones en rotación cuya radiación nos llega hasta nosotros, y que se crean en explosiones estelares. Son los remanentes de estrellas que en su día fueron por lo menos ocho veces más masivas que el Sol. Estas estrellas todavía contienen una masa semejante a la de nuestro Sol, compactada en una esfera de sólo unos 20 kilómetros de diámetro.

Este púlsar, llamado IGR J00291+5934, pertenece a una categoría de púlsares de rayos X con períodos de milisegundos, es decir, que pulsan en rayos X varios cientos de veces por segundo. Este en particular tiene un período de 1,67 milisegundos, que es mucho más pequeño que el de la mayoría de los demás púlsares, los cuales completan cada vuelta en unos pocos segundos.

Las estrellas de neutrones nacen rotando rápidamente en eventos de colapso de estrellas masivas. Gradualmente van disminuyendo su velocidad de rotación durante cientos de miles de años. Las estrellas de neutrones en sistemas estelares binarios, sin embargo, pueden invertir esta tendencia y acelerar su rotación con la ayuda de su estrella acompañante.

Por primera vez, este proceso de aceleración de la rotación del púlsar ha sido observado en el momento de ocurrir. Los científicos ahora tienen evidencia directa de que la estrella de neutrones rota más rápido mientras se efectúa el proceso de acreción del material proveniente de su compañera, algo que nadie había visto antes para tal sistema.

Estrella neutrones
Representación de un púlsar acumulando material procedente de una estrella compañera (Foto: NASA/Dana Berry)
Las estrellas de neutrones tienen un campo gravitatorio tan fuerte que los rayos de luz que pasan por su vecindad cambian su dirección en casi 100 grados (en comparación, los rayos de luz que pasan cerca del Sol solo se desvían en un ángulo que es 200.000 veces más pequeño). Esta "curvatura gravitatoria" nos permite ver el lado opuesto de la estrella.

Este objeto es aproximadamente diez veces más energético que lo normalmente observado para fuentes similares. Su temperatura debe ser de casi mil millones de grados.

IGR J00291+5934 fue descubierto por el satélite Integral durante un examen rutinario del cielo, en las regiones exteriores de nuestra galaxia, la Vía Láctea, cuando resplandeció de repente.

El tamaño de la estrella compañera del sistema binario es ya una fracción diminuta del de nuestro Sol, quizás tan pequeño como 40 veces la masa de Júpiter. La binaria orbita cada 2,5 horas. El sistema completo es muy apretado; ambas estrellas están tan cerca una de la otra que caben en una región de radio semejante al de nuestro Sol. Estos detalles apoyan la teoría de que las dos estrellas están lo bastante cercanas como para permitir la acreción, y que el material de la estrella compañera esté siendo transferido hacia el púlsar.

Se espera que el proceso de acreción termine en unos mil millones de años.


Más artículos
Supernova N 63A
Informe ISS/STS-114
Breves astronáutica
Evolución polvo estelar
Estrella Fomalhaut
Informe ISS/STS-114
Breves Astronáutica
Oxígeno vida extraterrestre
Décimo planeta
Reparación Discovery
Noticias carrera espacial
Edad Vía láctea
Evolución Marte
Detector de seres vivos
Estrellas de neutrones
Telescopio submilimétrico
Extinción supernova
Estrella neutrones
Informe Estación Espacial Internacional
Noticias espacio