Astronomía

Nuevas pistas sobre el misterioso interior de las estrellas de neutrones


Un equipo internacional de astrofísicos, revisando datos recolectados por un satélite de rayos X de la NASA, el Rossi X-Ray Timing Explorer, informa que la explosión produjo vibraciones dentro de la estrella, como en una campana, que generaron fluctuaciones veloces en la radiación de rayos X emitida al espacio. Estos pulsos de rayos X, emitidos durante cada rotación de siete segundos de duración por la estrella de neutrones en rápido giro, contenían las vibraciones de frecuencia de los masivos temblores del astro.

De manera semejante a cómo los geólogos sondean el interior de la Tierra a través de ondas sísmicas producidas por los terremotos, y al modo en que los astrónomos solares estudian el Sol usando las ondas de choque que viajan por el astro rey, las fluctuaciones de rayos X descubiertas en esta explosión deben proporcionar información crítica sobre la estructura interna de la estrella de neutrones.

La explosión fue parecida a golpear el cuerpo estelar con un martillo gigantesco, lo que causó que vibrara como una campana. Ahora la pregunta es: ¿qué significa la frecuencia de las oscilaciones de la estrella de neutrones, es decir, el tono producido por la campana?

¿Significa que las estrellas de neutrones son sólo un manojo de neutrones empaquetados? ¿O tienen partículas exóticas, como los quarks, en sus centros, tal y como bastantes científicos creen? ¿Y cómo flota la corteza de una estrella de neutrones por encima de su núcleo superfluido? Esta es una rara oportunidad para que los astrofísicos estudien su interior, porque finalmente tienen algunos datos que los teóricos pueden procesar. Con algo de buena suerte, podrán decirnos lo que significa todo esto.

Estrellas de neutrones
Representación artística de la explosión de la estrella de neutrones (Foto: NASA)
SGR 1806-20, la designación formal de la estrella de neutrones que explotó y envió los rayos X que inundaron nuestra galaxia el 27 de diciembre del 2004, produjo una llamarada más luminosa que cualquier cosa jamás detectada más allá del sistema solar. La llamarada fue tan brillante que deslumbró a todos los satélites de rayos X por un momento, y encendió la atmósfera superior de la Tierra.

El equipo internacional, liderado por GianLuca Israel, Luigi Stella y Tomaso Belloni del Instituto Nacional de Astrofísica en Italia, descubrió las oscilaciones en datos reunidos por el Rossi X-Ray Timing Explorer, un satélite diseñado para estudiar las emisiones fluctuantes de rayos X provenientes de fuentes estelares.

Las oscilaciones peculiares encontradas por los investigadores empezaron tres minutos después de una explosión titánica en la estrella de neutrones que, durante sólo una décima de segundo, liberó más energía que la emitida por el Sol en 150.000 años. Las oscilaciones se debilitaron gradualmente después de unos 10 minutos.


Más artículos
Supernova N 63A
Informe ISS/STS-114
Breves astronáutica
Evolución polvo estelar
Estrella Fomalhaut
Informe ISS/STS-114
Breves Astronáutica
Oxígeno vida extraterrestre
Décimo planeta
Reparación Discovery
Noticias carrera espacial
Edad Vía láctea
Evolución Marte
Detector de seres vivos
Estrellas de neutrones
Telescopio submilimétrico
Extinción supernova
Estrella neutrones
Informe Estación Espacial Internacional
Noticias espacio