Astronomía

Marte es un planeta complejo que sigue evolucionando


Encontrar esos lugares, sin embargo, resulta más difícil que sólo buscar rasgos geológicos como valles fluviales o lechos de lagos, o que la búsqueda de minerales específicos.

Las misiones actuales de vehículos robóticos han demostrado claramente que en el pasado distante Marte pudo haber tenido uno o dos lagos. Pero además, varias misiones cartográficas orbitales diferentes han encontrado un planeta rico en basalto que es el producto de una antigua historia volcánica. Geológicamente, parece un planeta simple a gran escala, pero si miramos a través de ventanas locales, nos topamos con mucha más complejidad.

Las evidencias siempre han mostrado que el planeta estuvo activo en su juventud, produjo algunos grandes volcanes, terminó su etapa de actividad, y eso fue todo. Pero un nuevo estudio, con exámenes más cuidadosos, revela que hay varios lugares muy especiales. "Cuando miras la geología marciana en los lugares adecuados, hay tanta diversidad en sus rocas como la que ves en las de la Tierra", ha declarado Philip Christensen, Investigador Principal del Espectrómetro de Emisión Térmica (TES) en el Mars Global Surveyor, y del Sistema de Imágenes de Emisión Térmica (THEMIS) en la Mars Odyssey, así como científico principal de los instrumentos Mini-TES ubicados en los Mars Exploration Rovers. "Una vez que logras un vistazo de esta complejidad, te das cuenta de que hay un mundo muy complejo por debajo de la capa de basalto".

Lo que Christensen y su equipo encontraron fueron depósitos localizados que muestran una distribución de tipos de minerales ígneos que rivaliza con el rango de los minerales encontrados en la Tierra, desde primitivas rocas volcánicas como basaltos ricos en olivino, a rocas muy procesadas, ricas en sílice, como los granitos.

La diversidad de minerales ígneos es importante, porque implica que las rocas de superficie han continuado siendo procesadas y reconstituidas múltiples veces durante un largo período de tiempo.

Evolución Marte
Hielo de agua en el interior de un cráter marciano (Foto: ESA/DLR/FU Berlin (G. Neukum))
"Fundes el manto y obtienes basaltos de olivino; los fundes de nuevo y logras basalto; fundes eso y haces andesita; fundes ese mineral y haces dacita; y cuando fundes ésta, la conviertes en granito", resume Christensen. "Cada vez que se funde una roca, lo primero en desprenderse es la sílice, así que cada vez que fundes la roca, vas refinando la sílice".

En la Tierra, tal evolución mineral generalmente ocurre cuando las rocas primitivas volcánicas se pliegan sobre sí mismas en la corteza del planeta, vuelven a fundirse y se refinan a medida que los componentes que se fusionan más rápido, como la sílice, se separan del material original, un proceso conocido como fraccionamiento mineral.

Marte, a diferencia de la Tierra, no tiene placas tectónicas en movimiento, reciclando la corteza del planeta. Sin embargo, los resultados de Christensen muestran que, como la Tierra, Marte ha evolucionado y puede estar evolucionando aún bajo la superficie.


Más artículos
Supernova N 63A
Informe ISS/STS-114
Breves astronáutica
Evolución polvo estelar
Estrella Fomalhaut
Informe ISS/STS-114
Breves Astronáutica
Oxígeno vida extraterrestre
Décimo planeta
Reparación Discovery
Noticias carrera espacial
Edad Vía láctea
Evolución Marte
Detector de seres vivos
Estrellas de neutrones
Telescopio submilimétrico
Extinción supernova
Estrella neutrones
Informe Estación Espacial Internacional
Noticias espacio