Astronomía

Planetas alrededor de la estrella Fomalhaut


(NC&T) El descubrimiento también proporciona una piedra de Rosetta para comprender los discos de escombros, el amasijo de partículas de roca y hielo que se forman alrededor de estrellas nuevas y se agrupan para formar planetas.

"Las simulaciones teóricas ya indicaron una perturbación planetaria alrededor de la estrella, pero estas imágenes directas con el Hubble están mostrando de modo mucho más revelador a Fomalhaut", explica Paul Kalas, un astrónomo investigador en la Universidad de California en Berkeley, quien recalca asimismo que éste es un sistema muy útil para detectar y observar planetas, y para comprender cómo éstos interactúan con los discos de escombros.

Fomalhaut (Alfa Piscis Australis), una estrella a 25 años luz de distancia y con unas dos veces la masa del sol, tiene tan sólo unos 200 millones de años de edad. Al Sol se le calculan unos cinco mil millones.

Cuando nuestro sistema solar tenía 200 millones de años de edad, se estaba desarrollando en él la época del bombardeo, una etapa crítica en la que asteroides y cometas llovían sobre los planetas y lunas. Por aquel entonces nuestro sistema solar vivía una época espectacular, un período de transición entre el nacimiento de planetas y sus estados finales. Los planetas se habían formado, pero estaban todavía creciendo a partir de un reservorio grande de cuerpos menores (los pequeños cometas y asteroides que quedaban del tiempo de la formación original). La Luna era acribillada con los objetos que produjeron muchos de los cráteres que vemos hoy. Marte era bombardeado por cometas, que depositaban agua. Todos los planetas veían modificadas sus atmósferas a medida que estos objetos llovían sobre ellos. Nuestro Cinturón de Kuiper es material sobrante de esa era.

No podemos estudiar esa época tan lejana directamente, pero podemos aprender sobre ella a partir de los discos de escombros jóvenes alrededor de otras estrellas.

Estrella Fomalhaut
El anillo de escombros de Fomalhaut. (Foto: NASA, ESA, P. Kalas and J. Graham (University of California, Berkeley), and M. Clampin (NASA's Goddard Space Flight Center))
Los astrónomos, trabajando en el infrarrojo, descubrieron por vez primera calor proveniente de un disco polvoriento de escombros alrededor de la estrella Fomalhaut hace más de 20 años, pero sólo podían especular sobre si algún planeta habría podido condensarse a partir del polvo. Ahora, sin embargo, el equipo de astrónomos pudo beneficiarse de la nueva cámara ACS (Advanced Camera for Surveys) del Hubble, logrando obtener imágenes lo bastante claras para discernir los bordes definidos del disco.

Aunque el anillo de Fomalhaut es análogo al Cinturón de Kuiper de nuestro sistema solar, su diámetro es cuatro veces mayor que el de éste. El tamaño del anillo de polvo de Fomalhaut sugiere que no todos los sistemas planetarios se forman y desarrollan de la misma manera. Las arquitecturas planetarias pueden ser bastante diferentes entre estrella y estrella.

El cinturón es probablemente fruto de un planeta o planetas en órbitas distantes, quizás a entre unas 50 y 70 Unidades Astronómicas (UA). Una UA es la distancia entre la Tierra y el Sol.

Con Kalas, han colaborado James R. Graham, profesor de astronomía en la Universidad de California en Berkeley, y Mark Clampin del Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NASA en Greenbelt, Maryland.


Más artículos
Supernova N 63A
Informe ISS/STS-114
Breves astronáutica
Evolución polvo estelar
Estrella Fomalhaut
Informe ISS/STS-114
Breves Astronáutica
Oxígeno vida extraterrestre
Décimo planeta
Reparación Discovery
Noticias carrera espacial
Edad Vía láctea
Evolución Marte
Detector de seres vivos
Estrellas de neutrones
Telescopio submilimétrico
Extinción supernova
Estrella neutrones
Informe Estación Espacial Internacional
Noticias espacio