Astronomía

Informe ISS/STS-114


(NC&T) La pregunta en estos instantes es si el despegue del Discovery podrá producirse antes de que termine la actual ventana de lanzamiento, que se cierra el 31 de julio por la necesidad de mantener unas adecuadas condiciones de iluminación durante la separación del tanque externo. Los técnicos de la NASA todavía no pueden dar fechas porque aún no saben a qué se debe el fallo. Si se superara la ventana de oportunidad, el Discovery tendría que esperar hasta septiembre.

Los preparativos avanzaban normalmente el 13 de julio. Horas antes, sin embargo, los técnicos descubrieron un incidente. La cubierta de la ventana número 7 del Discovery se había desprendido, cayendo unos 20 metros y dañando varias losetas térmicas al golpear un panel en la zona del sistema de propulsión OMS del transbordador. Los especialistas se apresuraron a cambiar el panel afectado (tarea que llevó menos de una hora), sin que lo sucedido repercutiera en la cuenta atrás, sólo en el momento preciso de la retirada de la estructura que protege al vehículo.

La tripulación, encabezada por la comandante Collins, penetró en el Discovery a la hora prevista, mientras los controladores supervisaban cada una de las operaciones. Poco después de la entrada del último de los astronautas, sin embargo, la dirección de la misión informó de la detección de un problema potencial. Unos minutos después, y ante la incertidumbre del tiempo que llevaría solucionarlo, se optó por suspender el lanzamiento. Los astronautas volvieron a salir del Discovery y se prepararon para una incierta espera, que en principio no debía ser muy larga.

La NASA estableció una nueva fecha de lanzamiento para no antes del sábado 16 de julio, después para el domingo, y finalmente para algún momento a finales de la siguiente semana. Pero nadie sabe con exactitud si será posible.

El fallo se ha encontrado en uno de los cuatro sensores redundantes ECO, que se ocupan de indicar a los ordenadores de a bordo cuándo existe un nivel bajo de hidrógeno en el tanque externo y por tanto es conveniente proceder al apagado de los motores principales SSME. Si no se hiciera así, si los motores se apagaran por falta súbita de alimentación, podrían ser destruidos por una explosión, que a su vez podría dañar parte del vehículo, incluida la cola.

Los técnicos disponen de redundancia en el sistema de detección, pero ante la nueva filosofía de máxima seguridad, no desean perder dicha redundancia antes del propio lanzamiento. Así pues, los ingenieros observaron muy atentamente el comportamiento del sensor ECO durante los procedimientos de vaciado de los tanques de hidrógeno y oxígeno líquidos. A la sazón, el citado sensor marcó "lleno" cuando el tanque ya estaba vacío.

Informe ISS/STS-114
El Discovery espera el lanzamiento. (Foto: NASA)
El fallo se ha reproducido de manera intermitente, sin que los expertos sepan exactamente por qué. De hecho, el sensor afectado había mostrado un comportamiento errático desde hace un par de meses, pero pareció normalizarse por sí solo. Con los tanques llenos, no obstante, el problema ha regresado.

Los técnicos creen que a partir del momento en que sepan la razón del fallo y lo resuelvan, el vehículo podrá estar listo en cuatro días más. Cientos de especialistas distribuidos por todo el país están trabajando en ello. Mientras, los astronautas del Discovery permanecen en Florida a la espera de más noticias.

En órbita, John Phillips y Sergei Krikalev han sido informados del retraso. Durante los últimos días, habían continuado empaquetando material para su retorno a la Tierra, a bordo del Discovery. También realizaron experimentos científicos, ejercicios físicos y el mantenimiento rutinario de los sistemas de la estación.

Aprovechando el retraso en la visita, la dirección del programa ha decidido adelantar una tarea que estaba programada para después de la partida del Discovery: el traslado de la cápsula Soyuz a otro puerto de atraque. La cosmonave será llevada del módulo Pirs al módulo Zarya, para permitir el uso del primero en un paseo espacial previsto para agosto. La maniobra se efectuará el 19 de julio y durará unos 40 minutos.

Krikalev ha proseguido con sus operaciones de transferencia de oxígeno desde los tanques de la nave de carga Progress, represurizando la atmósfera del complejo. Después hizo lo mismo con el combustible traído por el carguero desde la Tierra.

Los dos astronautas han realizado inspecciones de los detectores de humo de la estación y más preparativos para la sesión fotográfica que deberán realizar cuando se acerque el transbordador espacial. También entablaron una cordial conversación con los astronautas del Discovery.


Más artículos
Supernova N 63A
Informe ISS/STS-114
Breves astronáutica
Evolución polvo estelar
Estrella Fomalhaut
Informe ISS/STS-114
Breves Astronáutica
Oxígeno vida extraterrestre
Décimo planeta
Reparación Discovery
Noticias carrera espacial
Edad Vía láctea
Evolución Marte
Detector de seres vivos
Estrellas de neutrones
Telescopio submilimétrico
Extinción supernova
Estrella neutrones
Informe Estación Espacial Internacional
Noticias espacio