Arqueología

Los egipcios hicieron el primer mapa topográfico-geológico de la historia


Este documento no sólo es el plano topográfico más antiguo de Egipto, sino también el mapa geológico más primitivo hallado hasta la fecha. Un artículo publicado en el último número del Boletín Geológico y Minero por dos investigadores españoles arroja luz sobre el significado de este documento desde un punto de vista topográfico y geográfico.

El papiro original, del que se conservan numerosos fragmentos, tenía unas dimensiones de 2,82 metros de longitud y 41 centímetros de ancho. Los estudios previos del documento indican que fue trazado en una época que podría coincidir con una conocida expedición organizada por el faraón Ramsés IV al wadi Hammamat, un curso de agua seco en el desierto oriental empleado como vía de comunicación entre el Nilo y el Mar Rojo. Este camino era también una rica zona minera explotada por los egipcios para obtener oro, plata y piedra bekhen (grauvaca), un mineral de color gris verdoso muy apreciado para la construcción de estatuas, sarcófagos y templos.

Lo más innovador del papiro es, según señalan Ángel Requena y José Lull, el color de sus elementos. Las tonalidades de las montañas que bordean los cursos de agua permiten distinguir dos zonas: una de montañas rosadas, en el área de las minas de oro, y otra de color predominante negro, vinculadas a las minas de bekhen. Estas diferencias no respondían a una finalidad estética, sino más bien funcional: el autor pretendía guiar el paso de una expedición a través del laberinto que forman la red de cauces secos de esta región desértica.

Especial mención merece también el uso de simbología "moderna" en el mapa de Turín. Así, por ejemplo, para representar un pozo, se utiliza un círculo negro relleno de color marrón. La cisterna usada para recoger agua de ese pozo aparece representada por un círculo verde en cuyo interior se representan líneas en zig-zag que imitan las ondas del agua. Asimismo, se utilizan símbolos para marcar las casas, las canteras, etc.

Mapas Egipto
Fragmento del papiro de Turín (Foto: BGM)
A esto hay que sumar otros rasgos propios del diseño topográfico actual, como el uso de recursos altimétricos para representar las tres dimensiones del relieve o el empleo de topónimos y leyendas explicativas. Éstas últimas incluyen términos como "montañas de oro", "el camino de Tit-pa-mer" –que tal vez podría ser traducido como "el camino del puerto"– o "el pico en que Amón está" –en referencia a la montaña en que creían que habitaba su principal dios–, entre otras.

Las avanzadas técnicas apuntan a un cierto dominio de la representación gráfica del territorio. Esto ha llevado a los autores a sugerir que "tal vez no haya sido un documento puntual, sino que responda a una tradición cartográfica egipcia". Aunque, de momento, el único testimonio de aquellos conocimientos sigue siendo el papiro de Turín.

El papiro de Turín fue hallado por Bernardino Drovetti hacia 1820 cerca de la antigua Tebas, probablemente en la tumba del que posiblemente fue su autor, el escriba Amennakhte.


Más artículos sobre...
Tintes textiles
Comercio extinción neardental
Recreación tecnologías construcción
Rebaños antropología
Fósiles anfibios gigantes
Fémur neardentales
Huesos fósiles dinosaurios
Reina Saba
Estegosaurio
Fosiles antiguos Europa
Calvicie hereditaria
Población América precomolombina
Extinción especies cambio climático
Descubrimientos arqueometalúrgicos astrolabios
Braquiópodos Paleozóico
Teorías orígen dinosaurios
Extinción masiva
Dinosaurios depredadores
Folklore y terremotos
Mapas Egipto