Nuevos hallazgos arqueológicos de importantes monumentos mayas en La Corona y El Achiotal

El hallazgo de El Achiotal consiste en una estela Maya muy bien conservada, que data del siglo 5 d.C

MCD/DICYT Arqueólogos del Proyecto La Corona en Petén, Guatemala, hicieron el hallazgo de piezas prehispánicas de este sitio, así como de El Achiotal. Las piezas que datan del periodo clásico (320 a 990 d.C.) fueron presentadas en una conferencia de prensa, celebrada en el Palacio Nacional de la Cultura de Guatemala.

En el acto se contó con la presencia de autoridades del Ministerio de Cultura y Deportes, encabezadas por el Ministro Dwight Pezzarossi; Marcello Canuto de la Universidad de Tulane y codirector de excavaciones de El Achiotal; Tomás Barrientos de la Universidad del Valle de Guatemala y codirector de excavaciones de El Achiotal; Héctor Escobedo, directivo de la Fundación Patrimonio Cultural y Natural Maya (PACUNAM) y Milton Sinturión, Presidente de la Concesión Forestal San Andrés y representantes de National Geographic Society.

El hallazgo de El Achiotal consiste en una estela Maya muy bien conservada, que data del siglo 5 d.C. “Esta estela retrata un gobernante muy antiguo, perteneciente a uno de los períodos menos comprendidos de la historia antigua de los mayas,” indicó Marcello A. Canuto, director del Middle American Research Institute de la Universidad de Tulane, Estados Unidos y codirector de las excavaciones este sitio.

Hallazgo de El Achiotal, una estela Maya muy bien conservada, que data del siglo 5 d.C./MCD

Piezas que narran hechos históricos

Desde 2010 National Geographic Society ha apoyado las investigaciones en El Achiotal, un sitio que ha sido fuertemente afectado por saqueadores. “Sabíamos que este sitio había jugado un papel significativo en la historia temprana de las Tierras Bajas Mayas. De hecho, las excavaciones de este año se enfocaron en un edificio importante de la plaza central del sitio,” dijo Tomás Barrientos, director del Departamento de Arqueología de la Universidad del Valle de Guatemala y codirector del proyecto.

“A pesar que el edificio fue bastante dañado por saqueadores, la estela se encontró muy bien conservada, ya que los antiguos mayas la colocaron cuidadosamente dentro de una cámara cerrada, algún tiempo después que fue quebrada,” agregó Barrientos.

Con fondos de una beca National Geographic Young Explorers, Luke Auld-Thomas, estudiante de la Universidad de Tulane, está llevando a cabo un estudio para su tesis doctoral. Auld-Thomas originalmente planeó investigar la arquitectura más temprana de El Achiotal, sin embargo, lo que encontró corresponde a varios siglos después, casi al final de la historia del sitio.

“Excavamos el eje central del edificio para exponer uno de los pocos segmentos no saqueados, y rápidamente se descubrió una cámara que contenía dos fragmentos de una estela rota,” dijo Auld-Thomas. “Lo que es realmente sorprendente es que los mayas construyeron un pequeño santuario para conservar la estela y posteriormente le colocaron ofrendas por varias generaciones.”

Contexto histórico de la estela

El experto epigrafista David Stuart de la Universidad de Texas en Austin ha estimado que la fecha de la estela corresponde al 22 de Noviembre de 418 d.C. “Esta fue una época de grandes cambios políticos en la parte central de las Tierras Bajas Mayas, cuando un gobernante-guerrero llamado Siyaj K’ahk’ llegó en el año 378 d.C. e instaló un nuevo orden político centrado en Tikal. Parece entonces que el gobernante de El Achiotal tomó el poder poco después de ese momento” dijo Stuart.

Vestigios importantes en La Corona

El equipo que trabaja en el sitio La Corona, que es apoyado por PACUNAM también descubrió dos paneles jeroglíficos en un estado casi intacto. “Estos paneles están en una condición casi perfecta; incluso se ha conservado parte de su pintura roja original,” dijo Canuto. “En solo una década se ha encontrado más de una docena de estos paneles, los que reflejan una destreza y perfección en el trabajo escultórico Maya que es casi único en La Corona,” agregó.

Estos paneles se colocaron en una pequeña y modesta banca en la esquina de un cuarto del palacio. “Lo que es curioso acerca de estos paneles es que fueron removidos de algún lugar de La Corona, posiblemente un templo, y se pusieron en este cuarto en una fecha posterior,” indica Barrientos. “Los antiguos mayas recolocaron estos paneles por una razón muy especial, dándoles un nuevo hogar en la residencia de la realeza. Este es un patrón que ya habíamos observado anteriormente en La Corona.”

Descifran escritos ancestrales

Las inscripciones de los paneles cuentan historias fascinantes de rituales de entronización de gobernantes, que incluyen viajes, investiduras, bailes, invocación a deidades y reverencia de ancestros. Stuart, quien también ha descifrado los paneles, afirma: “Estos hermosos jeroglíficos nos dan nuevas percepciones de las ceremonias que acompañaban la coronación de un nuevo gobernante. Además, llenan vacíos que se tenían en la rica historia dinástica de La Corona.”

Fueron documentos importantes para los gobernantes de La Corona, así como la estela fue importante para los antiguos habitantes de El Achiotal. “El hecho que la estela y los paneles fueron conservados por los mayas mismos -mucho tiempo después que fueran tallados- nos dice qué tan importante es descubrir los monumentos en su contexto original. De esa forma no solo se sabe lo que dicen los textos, sino también que los mismos fueron importantes para generaciones posteriores; esto agrega un nuevo giro a nuestra interpretación sobre cómo los mayas valuaban su propia historia y qué tanto se esforzaron para conservarla,” dijo Canuto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *