Los mundos virtuales son una herramienta válida para el aprendizaje en materia de salud

Investigadores de la Boston University School of Mediicine (BUSM) han demnostrado el potencial de los entornos virtuales creados por ordenador para la enseñanaza en materia de salud a distancia, incluso si se trata de una alumnado internacional disperso alrededor del mundo o, a veces, con limitado acceso a enseñanza y práctica profesional. En este proyecto piloto liderado por John Wiecha, autor del estudio publicado en julio del año pasado en la revista BMC Medical Education y profesor asociado de Medicina en la BUSM, se creó un mundo virtual en el que los participantes asumían el papel de alumnos, crando avatares de ellos mismos que se movían en un entorno tridimensional y participaban en equipos en actividades educativas.

Cursos sobre salud a distancia

En muchas naciones en vías de desarrollo, el acceso a la formación continua y la práctica  está limitada para muchos profesionales ya que no existen centros de enseñanza cercanos o es imposible acceder a ellos por razones económicas o políticas (o, directamente, bélicas). Sin embargo, con el crecimiento de Internet de los últimos años, la enseñanza a distancia se ha convertido en un modo viable de ofrecer a los profesionales de la salud de esas áreas la oportunidad de subir su nivel teórico e incluso práctico.

Por ahora están funcionando con un notable nivel de éxito algunas plataformas de conferencias online que ofrecen cursos a distancia, normalmente acompañados con foros para intercambio de información y opiniones entre profesionales pero los investigadores parecen convencidos de que una experiencia tridimensional añadiría nuevos incentivos al aprendizaje.

Un mundo virtual es un entorno inmersivo que funciona en tiempo real y donde los participantes intercambian información interactuando entre ellos. Los participantes en este proyecto navegaron como avatares, como representaciones tridimensionales de ellos mismos, y podían participar en cursos en los que eran guiados por un profesor a través de distintas “paradas” en las que era posible acceder a recursos educativos y “allí mismo” hacer preguntas y comentarios en tiempo real.

“Hemos creado, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud y la Fundación de Ginebra para la investigaciónd e la enseñanza médica, un curso sobre control de población para estudiantes alrededor del mundo”, explica Wiecha. “La facilidad para intercambiar ideas con gente de sde cualquier rincón del mundo le ha dado a las clases un sentido colaborativo especial. El programa ha sido un éxito y los participantes lo valoran muy positivamente, demostrando de esta manera el potencial de este modo de educ ación a distancia”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *